El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, ha llamado a imponer un boicot económico en las zonas de población palestina que residen en el interior de los límites reconocidos del Estado de Israel.

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, ha llamado a imponer un boicot económico en las zonas de población palestina que residen en el interior de los límites reconocidos del Estado de Israel. Esta propuesta llega tras la ola de condenas y protestas provocadas por la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como la capital israelí y de trasladar la embajada de su país a la misma.

Así, el canal 2 de la televisión hebrea emitió unas declaraciones de Lieberman en las que decía que “debemos boicotear a la localidad de Umm al-Fahm y Wadi Ara. Hay que hacerles sentir que no son bienvenidos aquí”, según la cita difundida por los medios de comunicación.

“Durante muchos años he dicho que estas personas no pertenecen al Estado de Israel, y no tienen ninguna relación con este Estado (…), por lo que hago un llamamiento a todos los ciudadanos israelíes para que eviten entrar en los establecimientos comerciales de Wadi Ara y eviten también consumir en Umm al-Fahm. Debemos boicotearlos y hacerles sentir que no son bienvenidos aquí, de forma que sientan que su lugar no está aquí, sino en Ramallah”.

Y añadió: “En el marco de un acuerdo permanente, el área de Wadi Ara debiera ser parte de la ciudad de Ramallah”.

El ministro del Ejército israelí ha pedido en repetidas ocasiones la salida de la ciudad de Umm al-Fahm de las fronteras de los territorios ocupados en 1948, y que se integren en los territorios administrados por la Autoridad Palestina a cambio de la integración de grandes bloques de asentamientos de Cisjordania en las fronteras del Estado hebreo. Estas propuestas se incluyen en el marco de un hipotético acuerdo para el intercambio de tierras entre las partes israelí y palestina.

En febrero pasado, en un discurso pronunciado en una conferencia en la ciudad alemana de Múnich, Lieberman dijo que “no hay razón para que la ciudadanía de la ciudad árabe de Umm al-Fahm, que se considera a sí misma palestina, siga en el Estado de Israel”. Subrayando después que “el principio básico para cualquier acuerdo es el de intercambiar tierras y habitantes, y no tierra por paz”.

Muchas ciudades y pueblos palestinos dentro de los territorios ocupados en 1948 (actuales fronteras de Israel) han sido testigos de grandes protestas contra el reconocimiento estadounidense de Jerusalén ocupada como capital del estado ocupante.

El sábado, en protesta por la decisión de Trump, manifestantes palestinos bloquearon la principal carretera de Wadi Ara, que une la parte norte de la Palestina ocupada.

 

Fuente: monitordeoriente.com