Ese dinero proviene de fondos libios congelados a raíz de una decisión de Naciones Unidas de 2011. Pero la plata  desapareció  entre 2013 y finales de 2017.

Como unas monedas en el bolsillo de un pantalón. Más de 10.000 millones de euros de fondos libios congelados a raíz de una decisión de Naciones Unidas de 2011 en cuentas bancarias abiertas en la filial belga del Euroclear Bank desaparecieron entre 2013 y finales de 2017, según una información del semanario belga Le Vif.

Los fondos, que hasta que fueron congelados estaban controlados por dirigentes próximos al ex dictador libio Muammar al Khadafi, sumaban a finales de 2013 casi 16.200 millones de euros. Pertenecían a dos sociedades libias: la Libyan Investment Authority (LIA) y su filial la Libyan Foreign Investment Company (LAFICO).

Estaban guardados, hasta su congelación, en cuatro cuentas bancarias del Euroclear Bank abiertas a nombre del Arab Banking Corporation de Bahrein y del HSBC Securities Services de Luxemburgo. Quedan poco más de 5.000 millones. La idea originaria del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas era usar ese dinero para pagar parte de la reconstrucción de Libia tras la guerra.

Según cuenta este jueves Le Vif, las autoridades judiciales belgas descubrieron la desaparición de más de 10.000 millones de euros a finales del año pasado, cuando un juez, Michel Claise, quiso requisar los más de 16.000 millones originariamente bloqueados por un caso de blanqueo de capitales.

El Ministerio de Finanzas belga niega haber ordenado que se descongelaran los fondos y la Justicia ahora investiga si las autoridades administrativas del país dieron curso en forma a la orden de congelación de Naciones Unidas o si el dinero nunca estuvo realmente bloqueado.

Bélgica tiene una cuenta bancaria especial en la que se ingresan los fondos congelados por operaciones judiciales, pero el dinero nunca llegó a esa cuenta, sino que quedó “inmovilizado” en cuatro cuentas bancarias del Euroclear Bank, que había recurrido a la Justicia para no tener que ingresar los más de 16.000 millones en la cuenta gubernamental de fondos bloqueados.

El ministro de Finanzas, Johan Van Overtveldt, explicó ya en el Parlamento belga que, siguiendo la normativa europea, los intereses que generan los fondos bloqueados sí pueden ser liberados, aunque esa explicación tampoco sirve para saber por qué de más de 16.000 millones quedan bloqueados poco más de 5.000.

Van Overtveldt explicó a los diputados que “las cantidades de fondos congelados propiedad del Estado libio fueron comunicadas a Libia. Se pagó a algunas empresas por iniciativa libia pero sin que hubiera una petición de descongelar los fondos. Así que no se entregó ninguna autorización y de hecho es imposible saber con exactitud las sumas descongeladas ni los actores de las transacciones”. La norma europea que permite entregar los intereses protege la identidad de los beneficiarios.

Algunos diputados creen que “hay numerosos indicios de queBélgica no respetó el reglamento de Naciones Unidas que obligaba a congelar los fondos libios en la banca belga. Se liberaron intereses muy importantes”. Y nadie parece haber dado autorización para ello.

La Comisión Europea podría llevar ahora a Bélgica y a Euroclear Bank ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por haber violado la norma que obliga a los Estados miembros de la UE a garantizar que los fondos congelados no se liberan.

 

Fuente: clarin.com