La posible ruptura del orden constitucional ha sido advertida por diputados de bancadas opositoras en Panamá, todo tras las disputas de poder que los enfrentan con el presidente Juan Carlos Varela, por mantener el control dentro de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

La disputa entre el Ejecutivo y bancadas opositoras dentro de la Asamblea Nacional ha provocado una de las mayores crisis de gobernabilidad de la actual administración; mientras la Corte panameña aguarda por el nombramiento de dos magistrados desde diciembre de 2017, diarios locales afirman que unas 430 leyes se encuentran esperando aprobación dentro del legislativo.

Por su parte miembros de la sociedad civil exigen la rendición de cuentas a los diputados por su participación en escándalos de corrupción, por los que esperan nuevas auditorías de la Contraloría General en los próximos días.

En las últimas auditorías realizadas el Contralor Federico Humbert reveló que casi 250 millones de dólares fueron distribuidos entre los legisladores panameños en el periodo comprendido entre 2009 y 2014.

Para el próximo lunes 2 de abril se espera que continúe en la Asamblea Nacional la discusión del proyecto de Ley 514 que busca modificar el Código Procesal Penal para evitar la prescripción de los delitos de corrupción.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios