Las declaraciones de Donald Trump de que las tropas de EEUU podrían próximamente retirarse de Siria muestran la ausencia de una visión conjunta sobre el futuro de Siria entre el presidente estadounidense, el secretario de Defensa, y el secretario de Estado de EEUU, así lo sostuvo el politólogo Mac Sharkawy.

“Nosotros saldremos de Siria muy pronto. Dejaremos que otra gente la cuide. (…) Regresaremos a nuestro país, al que pertenecemos y donde queremos estar”, aseguró Trump durante un discurso pronunciado en Ohio el 29 de marzo.

Mac Sharkawy, politólogo estadounidense y especialista en Oriente Medio, afirmó que estas declaraciones fueron una sorpresa para todos.

“El Departamento de Estado tampoco sabía de esto. Además, este Departamento y el Pentágono carecen de cualquier tipo de coordinación. En EEUU no hay coordinación entre Trump y el secretario de Defensa. Eso significa que el caos reina en la Casa Blanca”, señaló Sharkawy a Sputnik.

Tras el discurso pronunciado por Trump, el Departamento de Estado de EEUU comunicó que no disponía de ninguna información sobre los planes de retirar las tropas estadounidenses de Siria, lo que corrobora la teoría de Sharkawy.

Por su parte, Bassam Abu Abdallah, profesor de la Universidad de Damasco, manifestó que las aseveraciones del presidente estadounidense, como muchas otras de sus declaraciones, no llegarán a plasmarse en la realidad, al menos en un futuro próximo.

“La destrucción de Siria y su infraestructura son resultado de la presencia de las Fuerzas Armadas de EEUU. (…) Washington está tratando de evitar cualquiera investigación internacional que pueda enseñar la actual situación de Al Raqa y la relación que EEUU mantiene con Daesh —grupo terrorista proscrito en Rusia y muchos otros países—”, enfatizó el experto, a la vez que agregó que Washington “quiso utilizar el terrorismo para conseguir sus propios objetivos geopolíticos”.

Jon Alterman, del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales, mantuvo que la retirada precipitada de las tropas estadounidenses de Siria es capaz de debilitar la influencia que el país norteamericano tiene en las negociaciones dirigidas a acabar con la guerra en Siria.

“La principal consecuencia será la pérdida de la poca influencia que EEUU tiene en la negociaciones sobre el futuro de Siria”, destacó Alterman, citado por Reuters.

La reacción de los aliados de EEUU tampoco se hizo esperar tras conocerse la noticia de que EEUU podría retirar sus tropas de Siria. El ministro de Defensa y príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman Saud, declaró que considera necesaria la presencia de los soldados de EEUU en este país.

“Nosotros consideramos que las tropas estadounidenses tienen que quedarse en Siria, al menos a mediano plazo”, destacó Mohamed bin Salman en una entrevista concedida a la revista Time.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios