El Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó en la lista de sanciones publicada este 6 de abril a dos latinoamericanos, el mexicano Jesús Pérez Alvear, conocido como “Chucho Pérez”, y el venezolano-italiano Miguel J. Leone, fotógrafo de modas.

La lista de la Oficina de Control de Activos en el Exterior del Departamento del Tesoro (OFAC por sus siglas en inglés) en la que aparecen nuevos ciudadanos rusos y ucranianos, incluye los nombres de estas dos personas vinculadas al narcotráfico mexicano.

Según las autoridades estadounidenses, la decisión se basa en el papel de Pérez Alvear y de Leone Martínez como “facilitadores de lavado de dinero y un anillo de prostitución internacional”.

“Chucho Pérez” es socio de la empresa “Gallística Diamante”, organizadora de ferias y casinos, y representante de conocidos cantantes como Julión Álvarez y Gerardo Ortiz, llamado el Rey del Corrido.

Pérez es acusado de lavar dinero del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y de Los Cuinis. Perez Alvear “ayuda al CJNG y Los Cuinis a explotar la industria de la música mexicana y a lavar los dineros procedentes de la droga y glorificar sus actividades”, según el comunicado de prensa emitido por el Departamento del Tesoro.

La OFAC denominó al promotor musical mexicano como Narcotraficante Especialmente Designado, de acuerdo con el Acta Kingpin de 1999 para el  “bloqueo y prohibición de transacciones con narcotraficantes significativos”.

Por su parte, el fotógrafo venezolano-italiano Miguel José Leone Martínez es acusado de dirigir la red de prostitución asociada con Los Cuinis y con Pérez,  y de reclutar modelos y candidatas a concursos de belleza para una red de prostitución internacional que actuaría en Suramérica y Europa. Leone fue arrestado en febrero de 2015 junto con el líder de Los Cuinis, González Valencia, pero fue liberado un año después.

El Cartel de Jalisco y Los Cuinis son dirigidos por Nemesio Oseguera Cervantes (“Mencho”) y Abigael González Valencia. Pérez tiene vínculos cercanos con la familia González Valencia y promueve sus negocios a través de la empresa Gallística Diamante. Según la acusación estadounidense, el lavado de dinero se realiza al mezclar los ingresos de la droga con los ingresos generados de la “venta de tiquetes, refrescos, estacionamientos y otros ítems”.

Son “individuos que trabajan para los violentos cárteles de la droga mexicanos y apoyan sus estilos de vida opulentos traficando drogas mortales a Estados Unidos”, declaró Sigal Mandelker, subsecretaria de Terrorismo e Inteligencia Financiera.

Como consecuencia de ser incluidos en esa lista, todos los activos que los dos individuos en los Estados Unidos deberán ser bloqueados,  además de prohibir cualquier vínculo comercial con esas personas.

En marzo de 2014, la justicia de Estados Unidos acusó a los cuñados González Valencia y Oseguera Cervantes de ser los líderes de una Empresa Criminal Continuada.

Desde el año 2000, más de 2.000 personas han sido incluidas en el Acta Kingpin por su papel en el narcotráfico.

Anuncios