En un mundo “tan interdependiente, tan interconectado”, no se puede “dar el lujo de disparar el uno al otro”, advierte el presidente del banco J.P. Morgan Chase International, Jacob Frenkel.

Una guerra comercial entre EE.UU. y China representa “el mayor peligro para la economía mundial”, según ha advertido este viernes el presidente del banco J.P. Morgan Chase International, Jacob Frenkel, en declaraciones a CNBC.

Aunque Frenkel considera que “todavía no es una guerra comercial”, sino “algunas escaramuzas”, ha llamado a recordar “el desastre de 1931”, cuando las “buenas intenciones” de proteger los empleos estadounidenses dieron como el resultado “un catalizador para la Gran Depresión“. “Debemos evitarlo a toda costa”, aseveró el que fuera el presidente del banco de Israel entre 1991 y 2000.

“No disparar, solo hablar”

El economista explicó que en un mundo “tan interdependiente, tan interconectado”, no se puede “dar el lujo de disparar el uno al otro”, ya que “el mundo en el que las reglas del juego son un ojo por ojo es un mundo en el que hay muchas personas ciegas”.

Frenkel estima que Pekín sí estaría dispuesto a negociar con Washington, ya que “los chinos son muy racionales“. Sin embargo, advierte que cualquier negociación debe ser respetuosa: “no disparar, solo hablar”.

Al mismo tiempo, el banquero, que también se desempeñó como asesor económico en el Fondo Monetario Internacional, elogió las políticas económicas internas de la Administración Trump, en particular los recortes de impuestos corporativos, la repatriación de los ingresos mantenidos en el extranjero y la desregulación.

La disputa comercial entre EE.UU. y China ha escalado en los últimos días.

  • La Oficina del Representante del Comercio de EE.UU. (USTR, por sus siglas en inglés) publicó el martes una lista de aproximadamente 1.300 productos de China que serán pechados en respuesta a lo que EE.UU. considera “prácticas comerciales injustas”. El volumen de la producción china afectada se estima en unos 50.000 millones de dólares.
  • Menos de 24 horas después de aquel anuncio, y en respuesta a las medidas tomadas por Washington, Pekín anunció la imposición de aranceles de 25 % a 106 productos estadounidenses, como la soja, los automóviles y los productos químicos.
  • Trump ordenó este jueves a los funcionarios de su Administración que consideren “si sería apropiado establecer aranceles adicionales” por valor de 100.000 millones “a la luz de la injusta represalia de China“, según reza un comunicado difundido por la Casa Blanca.

 

Fuente: rt.com

Anuncios