Millares de personas salieron ayer sábado a las calles de Londres para expresar su solidaridad con las protestas que tienen lugar en la Franja de Gaza y condenar la pasividad del Gobierno británico ante las constantes atrocidades del régimen israelí en los territorios palestinos ocupados.

Los manifestantes se congregaron en la calle Downing Street, en el exterior de la residencia en la capital británica de la primera ministra, Theresa May, donde manifestaron su enojo por el silencio de Londres sobre la brutalidad ejercida por el régimen de ocupación israelí contra los palestinos y, en particular, contra los asediados gazatíes.

En la protesta se vieron todo tipo de carteles y pancartas en los que se llamaba a poner fin al bloqueo que asfixia a la populación de la Franja desde 2007 y que amenaza con hacer inhabitable la región suroccidental palestina en poco tiempo para su hacinada población, a la que se añaden los desplazados de los territorios ocupados.

El líder de la oposición británica, el laborista Jeremy Corbyn, asistió a la concentración y leyó un manifiesto en el que se tachaba de “escandalosa” la muerte de 30 personas al disparar las fuerzas de guerra israelíes “munición real contra multitudes de civiles desarmados”.

Corbyn denunció también el silencio de “las potencias internacionales” ante tales actos “ilegales e inhumanos”, de los que dijo que “no se pueden tolerar”, y recordó su responsabilidad de propiciar una solución “justa” del “conflicto entre Israel y Palestina”.

La manifestación londinense estaba convocada principalmente por la Campaña de Solidaridad con Palestina y la coalición Parar la Guerra, entre otras. Paralelamente, tenían lugar protestas afines en Vancouver (oeste de Canadá) y Melbourne (sureste de Australia).

La nueva escalada represiva del régimen de Tel Aviv ha sido desencadenada por la decisión de Washington de reconocer la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) como capital israelí y de trasladar allí su embajada, ante lo cual las organizaciones palestinas han lanzado seis semanas de protestas para reivindicar el derecho de los refugiados palestinos a retornar a sus tierras de origen.

Desde el día de inicio de la Gran Marcha del Retorno, convocado en el Día de la Tierra Palestina (30 de marzo), el régimen de ocupación ha acumulado tropas y medios militares en torno a las lindes de Gaza y abierto fuego contra la multitud, matando hasta hoy a más de 30 palestinos e hiriendo a más de dos mil.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios