Un diario libanés ha revelado que el presidente sirio declinó una invitación de Moscú para asistir a la cumbre del 4 de abril en Ankara en el contexto de las conversaciones de Astaná sobre Siria, debido a las posturas de Turquía contra Damasco.

El diario libanés Al Akhbar citó a fuentes diplomáticas diciendo que Vladimir Putin había alentado a su homólogo sirio, Bashar al Assad, a asistir a la cumbre de Ankara y permanecer abierto a los gestos de acercamiento de su vecino turco. También le comunicó que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, le recibiría en el Aeropuerto de Ankara si acudía.

A pesar de algunos torpes intentos de apaciguamiento y acercamiento por parte de Turquía, Damasco se negó a participar en la citada cumbre tripartita, que reunió a Irán, Turquía y Rusia, debido a las posiciones ambiguas de los turcos con respecto a Siria.

Assad dijo a Putin que su dignidad y la dignidad del cargo que ocupa le impedían asistir, máxime teniendo en cuenta que no había habido invitación oficial del gobierno de Turquía.

El presidente sirio mencionó también el apoyo turco a los grupos terroristas activos en Siria y la continuación de su campaña militar ilegal en suelo sirio.

Bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo, Turquía lleva a cabo operaciones militares de ocupación territorial.

Damasco ha denunciado que Ankara ha franqueado una línea roja, la de la integridad territorial de Siria, y señala que todo diálogo con la parte turca será solo posible después de la retirada de los militares turcos del país árabe.

 

Fuente: almanar.com.lb