Los yihadistas uigures chinos que han servido en las filas del Frente al Nusra (Al Qaida) han comenzado a abandonar Siria, indicaron algunas fuentes opositoras.

Informe de las fuentes de oposición siria señalan que los militantes uigures están abandonando el noroeste de Siria por decenas. Los uigures son una minoría sunní que habla un dialecto turco y que reside principalmente en la región china noroccidental de Xinjiang, según el informe.

El motivo fundamental de este abandono es la creencia en que ya no pueden obtener una victoria sobre el Ejército sirio.

Otra razón es que algunos de estos militantes eran auténticos mercenarios que llegaron a Siria para recibir un salario de los servicios de inteligencia extranjeros que patrocinaban el terrorismo. El hecho de que muchos de estos países que apoyaban la militancia hayan cesado su apoyo ha significado el fin de los salarios que recibían los terroristas, por lo que muchos han perdido también su motivo para permanecer en Siria.

En junio de 2013, el TIP (Partido Islámico de Turkistán) empezó a distribuir vídeos de sus militantes invitándoles a combatir en Siria. El TIP es una organización uigur separatista que opera principalmente fuera de las fronteras de China. Estos vídeos sirvieron como instrumento de propaganda y llevaron a un incremento en el número de combatientes uigures en Siria.

Según varios informes, hace un año unos 3.000 uigures luchaban en las filas del Frente al Nusra y varios cientos de militantes más en las del Daesh. China estima que el número de militantes uigures es de unos 5.000 en total.

China preocupada

China está muy preocupada por el retorno e influencia de estos militantes en la seguridad de sus ciudadanos y sus intereses mundiales. Esta es la causa por la que ese país ha aumentado recientemente su implicación en Siria y ha reforzado sus lazos con Damasco.

El presidente Bashar Assad ha revelado que responsables de inteligencia sirios y chinos están trabajando juntos para luchar contra los militantes uigures en Siria, que entraron a través de Turquía, y acusó a este último país de estar detrás de esta crisis.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que Pekín está dispuesto a cooperar con las partes pertinentes, incluida Siria, para combatir las actividades transfronterizas de los militantes uigures.

Los chinos han hecho grandes esfuerzos para poner fin a la salida ilegal de los uigures del país, pero, a pesar del bloqueo de la ruta más corta, a través de Pakistán, decenas de miles de uigures han huido a través de la frontera sur y cruzado una ruta sinuosa para llegar a Turquía.

Debido a su origen turco, Turquía ha ayudado a aquellos que querían llegar a su territorio, lo que ha creado tensiones entre Ankara y Pekín, que cree que el expansionismo neo-otomano del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, le impulsa también a intentar incrementar su influencia entre los uigures de Xinjiang.

 

Fuente: almanar.com.lb