Los aviones de la Real Fuerza Aérea del Reino Unido (RAF, por sus siglas en inglés) están en Chipre listos para realizar una acción militar contra Siria, si el Gobierno británico lo autoriza, en medio de una alerta sobre la posibilidad de que Estados Unidos lance un ataque con misiles contra Damasco.

Según reportó el miércoles el diario británico The Times, los cazas han estado en estado de alerta en la base aérea de Akrotiri de la RAF en el mar Mediterráneo, desde la cual el Reino Unido solía lanzar operaciones aéreas en el marco de la llamada coalición contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) que dirige Estados Unidos.

“Tenemos aviones en la pista de Akrotiri. Estamos listos”, afirmó una fuente británica en Chipre, una isla próxima al litoral sirio, donde Londres ha reforzado los recientes días su presencia militar.

La primera ministra británica, Theresa May, tiene previsto mantener hoy jueves una reunión de urgencia con su Gabinete para discutir la respuesta de Londres al presunto ataque químico registrado el pasado sábado en la ciudad de Duma, en el extrarradio de Damasco, la capital siria.

De hecho, May ha manifestado su disposición de unirse a una intervención militar que Estados Unidos y Francia prometieron lanzar en respuesta al supuesto ataque químico en Duma, del que acusan sin pruebas al Gobierno sirio.

Ayer miércoles, el presidente de EE.UU., Donald Trump, elevó su tono beligerante al advertir a Rusia, aliado de Damasco, de que debe estar “preparado”, ante la llegada a Siria de “bonitos y nuevos e ‘¡inteligentes! ” misiles norteamericanos.

Aunque por el momento el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) no ha ofrecido detalles de cómo podría ser esta ofensiva, tanto las recientes declaraciones Trump como medidas precedentes indican que Washington ordenaría el lanzamiento de misiles desde alguno de los buques de su flota desplegada en el mar Mediterráneo.

El lunes, el USS Donald Cook, un destructor de la clase Arleigh Burke con capacidad de lanzamiento de misiles teledirigidos, levó anclas en el puerto de Larnaca, en Chipre.

Damasco y Moscú rechazan tajantemente las acusaciones de uso de armas químicas y las consideran un pretexto de Washington para atacar Siria y salvar a los grupos armados y terroristas opuestos al Gobierno de Al-Asad.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios