El Ministerio de Ciencia y Tecnología de China ha aprobado un proyecto científico para proporcionar la tecnología necesaria a los países del Sahel africano para la construcción de la Gran Muralla Verde. Se trata de una emblemática iniciativa de la Unión Africana para frenar la desertización y combatir el cambio climático: un enorme muro de vegetación que impida el avance del desierto del Sáhara. Tendrá 7.700 kilómetros de largo por 15 de ancho y se extenderá desde Senegal a Yibuti, informan desde la web de la Agencia Panafricana del Gran Muro Verde.

El proyecto científico chino ha sido aprobado este 9 de abril, y afectará especialmente a Mauritania, Etiopía y Nigeria, aunque en el plan participan un total de once países desde la creación de la iniciativa en 2005: Burkina Faso, Yibouti, Eritrea, Etiopía, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal, Sudán y Chad, todo ello bajo los auspicios de la Unión Africana. También incluye la preparación de personal africano para frenar la desertización.

“La tecnología, materiales y productos de prevención y control de la desertificación en China, después de la evaluación tecnológica de ajuste ambiental, ayudarán a construir un modo de aplicación de tecnología adecuado para la Gran Muralla Verde de África”, afirmó Lei Jiaquiang, director del Instituto de Ecología y Geografía de Xinjiang, de la academia de Ciencias China, que lidera el proyecto. El instituto firmó un acuerdo en septiembre con los promotores del African Green Wall.

La Gran Muralla Verde China

Desde hace 50 años, China está llevando a cabo un proyecto similar en su territorio, que pretende forestar una longitud de 4.480 kilómetros para frenar el avance del desierto de Gobi.

 

Fuente: rt.com