El grueso de los ataques fue en las afueras de Damasco, pero pese al hermetismo oficial, se sabe que también en Doms cayeron misiles.

Luego que el secretario de Defensa estadounidense, general Jim Mattis, indicara que “los ataques ordenados contra Siria por el presidente Donald Trump contra Siria han terminado”, comenzaron a trascender algunos objetivos de los misiles occidentales en las afueras de la ciudad de Damasco y otras regiones sirias. Así el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), una ONG británica que tiene una amplia red de informadores en el terreno, señaló que los ataques golpearon varios “centros de investigación científica” del gobierno de Bashar Al-Assad, así como también una decena de bases militares y en la ciudad de Damasco cayeron bombas en locales de la Guardia Republicana, la unidad de elíte del ejército sirio que funciona como guardia presidencial.

Según los voceros del OSDH, se sabe con certeza que en la ciudad de Homs, la tercera en importancia luego de Damasco y Alepo, se oyeron varias explosiones en un centro de investigación militar y también volaron algunos depósitos aledaños. El gobierno de Al-Assad no ha informado la magnitud de los daños y se ha limitado a señalar que se trata de “una violación flagrante del derecho internacional”. Volviendo al general Mattis, consideró que Al-Assad “no aprendió la lección” cuando el año pasado Siria fue también sometida a bombardeos estadounidenses por denuncias sobre el uso de armas químicas.”Esta vez, nuestros aliados han golpeado con más fuerza. Hemos enviado un mensaje claro” al gobierno de A-Assad, indicó el secretario de Defensa estadounidense.

 

Fuente: perfil.com