En distintas partes del mundo, se desarrollaron manifestaciones contra los recientes ataques de los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia a Siria. A su vez el presidente sirio, Bashar al-Asad, volvió a condenar la ‘agresión tripartita’ en su país.

Dos días después de la intervención militar de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia en Siria, la opinión pública mundial continúa rechazando las agresiones de Washington y sus aliados.

En Irak, miles de personas convocadas por el líder chií Muqtada al-Sadr se movilizaron en la capital, Bagdad, donde quemaron la bandera de Estados Unidos.

En la Franja de Gaza, los organizadores de una manifestación realizada en solidaridad con los sirios, aseguraron que una de las razones de que Washington atacó al país árabe, es la enemistad de Damasco con el régimen israelí y su apoyo a los palestinos.

Por otro lado, cientos de personas marcharon en Chipre y exigieron el cierre de una base militar del Reino Unido en su país, desde donde despegaron cuatro cazas británicos para participar en la operación militar en Siria.

Entre tanto, en Estados Unidos, hubo movilizaciones en Los Ángeles y San Francisco. Los participantes expresaron su preocupación ante la posibilidad del comienzo de otra guerra en el Oriente Medio.

Pero mientras los bombardeos de Estados Unidos y sus aliados siguen generando el repudio de los ciudadanos, Bashar al-Asad volvió a condenar la violación a la soberanía de su país. En su encuentro con una delegación de parlamentarios rusos, denunció que la agresión tripartida contra Siria ha estado acompañada de una campaña de mentiras sobre su país y Rusia.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios