En esta demanda multimillonaria, se alega que estas tres entidades conspiraron para ayudar a Donald Trump a ganar las elecciones presidenciales de 2016.

El Comité Nacional Demócrata ha presentado una demanda multimillonaria contra el Gobierno de Rusia, la campaña electoral de Trump y WikiLeaks alegando que hubo una conspiración “de gran alcance” entre los mismos para ayudar a Trump a ganar las presidenciales de 2016, reporta The Washington Post.

La demanda fue presentada en el tribunal federal del distrito de Manhattan este viernes. Según el documento, citado por el medio, altos oficiales de la campaña de Trump conspiraron con el Gobierno y la inteligencia militar rusa para perjudicar a la candidata demócrata Hillary Clinton y ayudar a Trump, ‘hackeando’ las redes informáticas del Partido Demócrata y difundiendo material robado allí.

El director del comité, Tom Perez, afirmó en un comunicado que “durante la campaña presidencial de 2016, Rusia lanzó un asalto sin cuartel contra nuestra democracia y encontró un socio voluntario y activo en la campaña de Donald Trump”.

La demanda alega que la supuesta campaña de ‘hackeo’ rusa, junto con los presuntos contactos de los asociados de Trump con Rusia, “equivalió a una conspiración ilegal para interferir en las elecciones que causó graves daños al Partido Demócrata”, escribe The Washington Post.

El documento no nombra a Trump como demandado, pero sí a algunos de sus ayudantes cercanos, incluyendo su yerno Jared Kushner y su exdirector de campaña, Paul Manafort. Entre los demandados también se encuentran el GRU, el servicio de inteligencia militar ruso, la organización WikiLeaks -que publicó los correos electrónicos del Comité Demócrata- y su fundador Julian Assange.

Millones de dólares de recompensa

El diario destaca que esta demanda del Partido Demócrata puede presentar “desafíos legales”, puesto que los Estados tienen inmunidad contra la mayoría de las demandas de EE. UU. Sin embargo, Comité Nacional Demócrata afirmó en el documento que Rusia no tiene derecho a la inmunidad soberana en este caso debido a que el ‘hackeo’ constituyó una “intrusión” en la propiedad privada del partido: sus servidores.

La querella exige una recompensa de millones de dólares por los daños que le causaron al partido los supuestos ataques cibernéticos, “impidiéndole comunicarse con los votantes, recolectar donaciones y operar de manera efectiva”, indica el periódico.

  • En marzo, los delegados republicanos del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes concluyeron la polémica investigación sobre la supuesta interferencia rusa en las elecciones de 2016, sosteniendo que no hay evidencia de colusión entre la campaña del entonces candidato a la Presidencia de EE.UU., Donald Trump, y la parte rusa.
  • Su conclusión fue rechazada por los demócratas.
  • Tanto Rusia como Donald Trump negaron en repetidas ocasiones cualquier forma de colusión. Esta semana, el líder estadounidense volvió a rechazar las acusaciones en un tuit.

 

Fuente: rt.com