Salah Abdeslam, una de las caras del horror más conocidas tras los atentados que tuvieron lugar el 13 de noviembre de 2015 en París y que provocaron la muerte de más de 130 personas a manos del grupo jihadista Estado Islámico , fue condenado hoy a 20 años de prisión por un incidente ocurrido en marzo de 2016.

Una corte de Bruselas declaró que el sospechoso de los ataques y su cómplice, Sofiane Ayari, son culpables de intento de homicidio por dispararles a la policía mientras intentaban evitar su arresto. Ante esta situación, la corte impuso la sentencia máxima de 20 años de cárcel.

El tribunal indicó que el “carácter terrorista” estaba claramente establecido durante el tiroteo de marzo de 2016, cuatro meses después de los atentados que dejaron más de 400 heridos.

El presidente de la corte, Luc Hennart, dijo que ambos acusados optaron por no asistir a la lectura del veredicto y la sentencia. Abdeslam acudió al primer día del juicio en febrero pasado, pero desde entonces se negó a cooperar. Permanece encarcelado en una prisión del norte de Francia .

El incidente

Abdeslam estaba a punto de ser arrestado cuando huyó junto a Ayari de su escondite mientras otro hombre disparaba a la policía, en un tiroteo en el que murió un agente y otros tres resultaron heridos.

Abdeslam, un francés criado en Bélgica de 28 años y único superviviente del grupo suicida de Estado Islámico que perpetró los ataques, fue detenido en el barrio de Molenbeek, donde había crecido y donde fueron detectados numerosos islamistas radicales, de acuerdo con lo publicado por el diario El País.

Aún se desconoce cuándo será enjuiciado por los atentados en París.

 

Fuente: lanacion.com.ar

Anuncios