Afganistán vivió el lunes una jornada sangrienta con atentados en el sur y en la capital, Kabul, reivindicados por la milicia terrorista Estado Islámico, que dejaron decenas de civiles muertos, entre ellos varios niños. Uno de los fallecidos fue el fotógrafo Shah Marai, de la agencia francesa Agence France Presse (AFP).

Marai murió en el atentado perpetrado en el barrio diplomático de Shashdarak, en Kabul, donde perecieron 25 personas y 49 resultaron heridas. Según la organización Reporteros sin Fronteras, entre los fallecidos hubo nueve periodistas, otros ocho de medios afganos. El gobierno afgano reconoció sólo 22 víctimas mortales, pero los organismos gubernamentales del país son conocidos por intentar minimizar las cifras de los ataques.

Primero, un terrorista hizo estallar su moto cargada de explosivos en un puesto de control cerca del cuartel general del servicio secreto (NDS). Poco después, un terrorista suicida que llevaba una cámara, supuestamente para hacerse pasar por un periodista, se voló por los aires entre un grupo de corresponsales que estaban cubriendo el primer atentado y donde varias personas llegaban a atender a los heridos.

La directora de información de la agencia, Michèle Léridon, alabó por su valor al fotógrafo en Twitter. Informó con “total profesionalidad” de sucesos “traumáticos y horribles”, señaló. Su muerte es un “golpe terrible” para toda la agencia de noticias. Otros compañeros de diversos medios rindieron también tributo al fotoperiodista en las redes sociales.

Marai, de 48 años, empezó su carrera en la AFP como chofer en 1996 y los talibanes, por entonces en el poder, le dieron una feroz paliza por escuchar música mientras conducía. Empezó a hacer fotos para la agencia en 1998 y en 2002 se convirtió en fotógrafo a tiempo completo. El 7 de octubre de 2001 anunció para la AFP los primeros bombardeos estadounidenses en Afganistán, pocas semanas después de los atentados del 11 de septiembre.

“Aprendí la fotografía yo solo, así que siempre estoy buscando mejorar. Ahora mis fotos se publican en todo el mundo”, afirmaba Marai. “Mis mejores recuerdos son cuando gano a la competencia logrando la mejor fotografía del presidente o de otra persona, o de la escena de un atentado. Me gusta ser el primero”, decía sobre su profesión.

 

Fuente: perfil.com