Un ambiente de tensión internacional pesa sobre los hombros de Nicolás Maduro, pues todo indica que se aproximan nuevas y más severas sanciones contra la dictadura en Venezuela y eso lo ha puesto a “correr”.

El analista político e internacionalista, Luis Fernando Nunes señaló a PanAm Post que a raíz de la Cumbre de las Américas, Maduro fue informado que hubo reuniones bilaterales para coordinar esfuerzos contra la dictadura, y ahora está en la fase de “negociación y diálogo” para conocer más a fondo lo que se le viene.

“Conversar no es pactar, es un proceso que pasa por una etapa de incertidumbre donde los jugadores no muestran todas sus cartas”, señaló Nunes.

De manera extraoficial se conoció que Nicolás Maduro también podría estar analizando una “vía de escape” ante la gran presión internacional con el objetivo de abandonar el poder.

El senador estadounidense Marco Rubio, fue claro en su columna publicada en el portal digital de CNN, donde dijo que llegó la hora de “acelerar la salida de Nicolás Maduro del poder”.

Rubio se ha convertido en un personaje “clave” en la lucha internacional por la democracia en Venezuela, así como él, líderes como Luis Almagro, secretario general de la OEA; Antonio Ledezma, ex preso político venezolano, y gobiernos pertenecientes al Grupo de Lima han señalado que no se quedarán de brazos cruzados ante la situación en el país suramericano.

“Si bien EE.UU. y nuestros socios han condenado repetidamente al régimen de Maduro y exigido el fin de la crisis, ahora debemos acompañar nuestras palabras con acciones decisivas. Es el momento de que las naciones democráticas de la región trabajen juntas y apresuren la salida de Maduro del poder”. – Rubio

En su columna de opinión, Rubio estableció una especie de línea de trabajo que debe implementar Estados Unidos para “ahorcar” política y financieramente a la dictadura en Venezuela.

Durante la Cumbre de las Américas se comentó tras bastidores que “todo lo que propone Marco Rubio, es asumido por Donald Trump”; por lo que puede inferirse que probablemente esta sea la línea de acción que tome el gobierno norteamericano.

En primer lugar, Rubio destaca que Estados Unidos debe trabajar on los países del Grupo de Lima para coordinar sanciones con el fin de concentrarse “en los elementos criminales del régimen de Maduro”.

El senador propone entonces que se le limite el acceso a la banca y el financiamiento internacional a funcionarios del régimen venezolano en estas 16 naciones .

“El objetivo es maximizar el dolor de los funcionarios corruptos, opresivos e ilegítimos en Venezuela que menoscaban la democracia y los derechos humanos, así como también a aquellos actores que los mantienen en el poder.” – Rubio

En segundo lugar, Rubio propone “coordinar esfuerzos para aliviar la crisis humanitaria creciente en Venezuela”.

En palabras del senador, hay que sumarle la información extraoficial que surgió en la Cumbre de las Américas, pues al parecer países de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reunirán el mes de mayo para alinear acciones conjuntas.

Así lo hizo ver el mandatario peruano Martín Vizcarra en su rueda de prensa al concluir la Cumbre regional, quien afirmó que, junto a su canciller, analiza sanciones contra el régimen de Maduro; a sus declaraciones también se sumaron las del presidente chileno Sebastián Piñera y el mandatario argentino Mauricio Macri.

Aunque la Cumbre no dejó un consenso general sobre la crisis en Venezuela por la presencia de países como Bolivia y Nicaragua que aún respaldan la dictadura de Maduro y que quedaron aislados y rezagados en su posición, quedó en evidencia que la mayoría de los países de la región están dispuestos a presionar con fuerza hasta que el régimen abandone el poder.

Pero como una muestra más de que se avecinan contundentes sanciones contra Maduro, el ex alcalde de Caracas y perseguido político, Antonio Ledezma asomó en su cuenta en la red social Twitter que el panorama para el dictador no es nada alentador.

“Ay, Maduro, si estás chillando por las sanciones que han aplicado…..aprieta Maduro, aprieta duro, porque lo que viene es candanga…”; dijo Ledezma.

Maduro ¿está asustado?

Al parecer el dictador de Venezuela sabe que se avecinan nuevas sanciones internacionales. Recientemente decidió “recular” en relación con sus relaciones diplomáticas con España y Panamá, dos naciones que también han asumido una posición frontal contra la dictadura. Asímismo se conoció una reciente reunión de cancilleres entre el venezolano Jorge Arreaza y el peruano Néstor Popolizio.

De la noche a la mañana Maduro dijo que estaba dispuesto a restablecer comunicaciones con Juan Carlos Varela (Panamá), a pocos días de haber decidido cortar toda relación comercial con el país centroamericano.

“Yo quiero solucionar las relaciones con Panamá, vamos a resolver entre usted (presidente Juan Carlos Varela) y yo”, expresó Maduro luego que funcionarios del chavismo recibieran sanciones por parte de ese país.

Lo mismo sucedió con España; los gobiernos acordaron iniciar un proceso de normalización de sus relaciones diplomáticas, que incluye el retorno en los próximos días de sus embajadores expulsados en enero.

El anuncio se produjo casi tres meses después que el gobierno de Maduro declarara persona non grata en Venezuela al embajador de España, Jesús Silva Fernández, tras comentarios del presidente español, Mariano Rajoy, relacionados a las sanciones europeas a siete funcionarios venezolanos.

Pero esto no es todo, el canciller venezolano Jorge Arreaza se reunió en la sede de las Naciones Unidas con su homólogo peruano, supuestamente para iniciar un diálogo.

La reunión sorprendió a Venezuela y al mundo; pues Perú ha mantenido una posición frontal ante la dictadura en el país suramericano. El gobierno de Pedro Pablo Kuckzinsky y ahora de Martín Vizcarra son los líderes del Grupo de Lima, creado para luchar contra la dictadura de Maduro.

“En Naciones Unidas, sostuvimos una cordial y respetuosa reunión con el canciller de la República del Perú, Néstor Popolizio; acordamos mantener contactos permanentes y privilegiar el diálogo y la cooperación entre los Gobiernos”; señaló Arreaza.

Todo pareciera indicar que Maduro está buscando restaurar el diálogo con los gobiernos que han asumido una fuerte posición condenando la dictadura en Venezuela; esto, a solo un mes de que se lleven a cabo las fraudulentas elecciones presidenciales que más de 60 países han decidido desconocer.

 

Por Sabrina Martín

Fuente: panampost.com