Los territorios británicos de ultramar están sopesando la declaración de independencia mientras se rebelan contra la amenaza del Gobierno de la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, de desplegar poderes coloniales para cambiar sus sistemas financieros.

“Es inevitable que las Islas Vírgenes Británicas consideren una ruptura con el Reino Unido”, advirtió el viernes el ministro principal de las Islas Vírgenes Británicas, Orlando Smith, según ha reportado este sábado el diario británico The Times.

A principios de esta semana, el Parlamento del Reino Unido aprobó una legislación para que los territorios británicos de ultramar, que incluyen a Gibraltar, las Islas Caimán y las Islas Vírgenes, entre otros, establezcan registros transparentes sobre los titulares de las compañías en su jurisdicción.

La enmienda, presentada por la diputada laborista Margaret Hodge y el ex líder conservador Andrew Mitchell, tiene como objetivo evitar que los paraísos fiscales se usen para esconder “dinero sucio” derivado de negocios corruptos y actividades delictivas.

De este modo, la Cámara de los Comunes basándose en esta normativa requerirá que el gobierno del Reino Unido tome medidas para establecer que los territorios británicos de ultramar establezcan registros de dominio público de las empresas.

Así pues, los gobernadores de estos territorios británicos, a petición de Londres para luchar contra la evasión fiscal, tendrán que revelar la identidad de las personas que transfieren y realizan transacciones en compañías registradas dentro sus fronteras.

Los activistas británicos por transparencia han aclamado la medida aprobada como una victoria contra la evasión de impuestos y el lavado de dinero.

“Rechazo la idea de que nuestro Gobierno democráticamente electo sea reemplazado por el Parlamento del Reino Unido, especialmente en el área de los servicios financieros, que se ha confiado de manera formal a los ciudadanos de las Islas Vírgenes Británicas”, denunció Smith.

En línea con la postura de su marido, Lorna Smith, también máxima responsable de Finanzas de las Islas Vírgenes Británicas, acusó a los partidarios de la legislación de “colonialismo” al considerar esta medida de anticonstitucional.

 

Fuente: hispantv.com