Los funcionarios del régimen de Israel encargados de los parques y las zonas verdes en los territorios ocupados asaltaron el cementerio musulmán de Bab Al-Rahma, adyacente al muro oriental de la mezquita Al-Aqsa en la ocupada ciudad Al-Quds (Jerusalén).

El llamado departamento israelí de dotación islámica en Jerusalén dijo que los miembros de la “autoridad de naturaleza y parques”, acompañados por soldados, irrumpieron en el cementerio y causaron graves daños en las tumbas, según informó el jueves el sitio web Middle East Monitor.

Entre tanto, según las fuentes, la policía atacó a varios jóvenes palestinos que intentaron hacer frente a dicha agresión israelí.

Activistas palestinos, por su parte, dijeron que las autoridades israelíes estuvieron trabajando durante mucho tiempo para anexar el área. En 2015, el régimen israelí instaló un ferrocarril, alambres y postes alrededor del cementerio, alegando que tenía un fallo judicial que declaraba que poseía 1800 metros cuadrados del espacio total de ese camposanto musulmán.

En 1967, los israelíes se hicieron con el control de una gran parte de los territorios árabes y palestinos durante la Guerra de los Seis Días. Esta ocupación causó indignación entre los palestinos que veían cómo saqueaban sus tierras y violaban su integridad territorial.

Los esfuerzos del régimen de Tel Aviv para destruir y judaizar a todos los sitios sagrados de los palestinos han desatado la ira de los musulmanes de todo el mundo. Las tensiones que rodean este sitio religioso desempeñaron un papel importante en la primera, segunda Intifada de Palestina.

En pasado abril, autoridades y formaciones palestinas advirtieron del peligro que corre la Mezquita Al-Aqsa debido a la conspiración israelí para degradar y judaizar el recinto, obviando la importancia que reviste el lugar para toda la comunidad islámica.

 

Fuente: hispantv.com