Irak atraviesa una crítica situación debido a la inseguridad que reina en su territorio desde 2003, tras la invasión de EE.UU. y sus aliados. Desde entonces, aparecieron grupos terroristas, cuyas acciones han dejado un número sorprendente de víctimas civiles.

El grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) ha sido la amenaza número uno. En 2014, llegó a controlar gran parte del territorio iraquí, pero, en diciembre de 2017, tras tres años de lucha, los takfiríes fueron abatidos.

No obstante, aun después de la derrota de Daesh, la sombra de la inseguridad persiste en Irak. Los atentados en Bagdad, capital de Irak, y otras partes del país han empañado el sabor de la victoria y siguen suponiendo un reto para la seguridad.

Los terroristas takfiríes que quedan en el país amenazaron incluso con perpetrar atentados contra los colegios electorales de la jornada de este sábado y apuntaron también contra los votantes.

Durante las campañas electorales también hicieron de las suyas. El martes pasado, fue asesinado en su casa el candidato parlamentario Faruq al-Yaburi. Otros siete aspirantes en estos comicios han sido blanco de intentos de asesinato en diferentes partes del país.

Ante tal situación, devolver la calma y la estabilidad al país es el primer reto del próximo gobierno. La reconstrucción de un Irak asolado por los combates contra Daesh es otra de las tareas más importantes de quien sea elegido primer ministro.

Las siete provincias atacadas por Daesh sufrieron daños directos por valor de 46 mil millones de dólares. Casi 150 mil viviendas fueron destruidas, además, el aeropuerto de la ciudad norteña de Mosul, hospitales, escuelas, carreteras, negocios e infraestructuras de telecomunicaciones.

La reconstrucción, según el mismo Gobierno iraquí, costará 88 mil millones de dólares; un fondo que el país necesita para unos 157 proyectos.

Además, la corrupción se ha convertido en una de las grandes preocupaciones de los iraquíes y será uno de los principales desafíos del futuro gobierno.

Irak es el décimo país más corrupto del mundo, según la Organización No Gubernamental (ONG) anticorrupción Transparencia Internacional (TI).

Varios funcionarios o ministros han escapado del país con miles de millones de dólares. Muchos casos han quedado sin resolver, sin conocerse los montos ni los detalles y sin haber sido objetos de investigación.

Hartos del despilfarro, los ciudadanos se manifiestan desde hace años contra la negligencia financiera que arruina al país.

Un informe oficial encargado por el Congreso de Estados Unidos define la corrupción como la segunda insurgencia en Irak. Una batalla de la que tendrá que hacerse cargo el nuevo premier que salga electo.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios