Al menos 16 palestinos murieron este lunes en enfrentamientos con soldados israelíes en la frontera de la Franja de Gaza con Israel, en el marco de las protestas por la mudanza de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

A pesar de las advertencias israelíes para que no lo hicieran, miles de habitantes de la Franja de Gaza se acercaron a la zona fronteriza para protestar por el traslado.

Los muertos fueron confirmados por el Ministerio de Salud en Ciudad de Gaza, que viene elevando dramáticamente el número de víctimas fatales cada pocos minutos. Otros 500 palestinos, entre ellos un periodista, resultaron heridos, 93 de ellos por disparos. Varios de los heridos se encuentran en estado crítico, agregó la organización humanitaria.

Miles de palestinos se aproximaron a la valla de seguridad que separa ambos sectores. Allí prendieron fuego neumáticos y algunos testigos aseguran que varios hombres intentaron cortar la valla de seguridad, enfrentando la reacción israelí.

Protestas en Cisjordania

En la ciudad cisjordana de Ramallah, unos 5.000 palestinos participaron en una marcha de protesta contra la inauguración, programada para la tarde del lunes (hora local), de la embajada norteamericana.

Los manifestantes portaban banderas palestinas y otras negras, así como llaves para simbolizar su demanda de poder retornar a las tierras de las que sus antepasados tuvieron que huir o fueron expulsados a raíz de la fundación del Estado de Israel en 1948. Algunos manifestantes también quemaron una bandera de Estados Unidos.

Una mudanza repudiada

La mudanza de la sede diplomática de Tel Aviv a Jerusalén fue dispuesta en diciembre por Donald Trump y es ejecutada en coincidencia con el 70° aniversario de la creación del Estado de Israel. Se trata de un reconocimiento de facto de la capitalidad israelí de la ciudad, en contra del consenso internacionalimperante hasta ahora.

La ciudad milenaria es señalada por los palestinos como territorio ocupado ilegalmente y como capital de su futuro estado. En protesta por el traslado de la embajada llamaron a un Día de Ira.

Ante esa convocatoria, a primera hora del lunes las fuerzas de Israel lanzaron octavillas en la Franja de Gaza. Escritas en árabe, advertían a los habitantes que no se acerquen a la valla de seguridad en la frontera, ni la dañen, ni cometan atentados.

El Ejército israelí también le pidió a la población que no se deje manipular por el movimiento radical islámico Hamas, que controla el enclave mediterráneo.

 

Se espera que la hija de Trump, Ivanka, y su yerno, Jared Kushner (parte del equipo de Trump para Medio Oriente), formen parte del acto de inauguración de la embajada

 

Fuente: clarin.com