Líderes de opinión, ex funcionarios gubernamentales, académicos y ejecutivos de negocios estadounidenses y chinos han destacado la interdependencia económica entre China y Estados Unidos y la necesidad de construir un puente entre ambos, en lugar de sostener una guerra comercial.

En una conferencia el fin de semana en Silicon Valley con el tema “Silicon Valley: Puente entre Estados Unidos y China”, los oradores se enfocaron en temas como el papel de Silicon Valley y de los chino-estadounidenses como puente entre los dos países.

El Comité de los 100, un destacado grupo chino-estadounidense que promueve las relaciones entre China y Estados Unidos, organizó la conferencia anual, en la que participaron Chas Freeman, ex secretario adjunto estadounidense de Defensa; Jin Liqun, presidente del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII), y Gary Locke y Max Baucus, ex embajadores estadounidenses en China.

 

REMEDIO EQUIVOCADO DE TRUMP

Las relaciones entre China y Estados Unidos están experimentando diferencias comerciales y arancelarias que podrían afectar a las exportaciones chinas y estadounidenses.

Freeman, también ex investigador del Instituto Watson de la Universidad de Brown, dijo en un discurso que los remedios que la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, están prescribiendo para los problemas comerciales estadounidenses no funcionarán. “Creo que Washington ha diagnosticado erróneamente nuestros problemas comerciales, que sus remedios para ellos no funcionarán, y que lo que está haciendo dañará a Estados Unidos y a otros países tanto o más que a China”, indicó.

“Estados Unidos y China son demasiado globalizados y dinámicos como para ser contenidos, demasiado grandes e influyentes como para ser ignorados y demasiado exitosos e involucrados entre sí como para divorciarse sin irnos a la quiebra junto con todos los asociados con nosotros”, agregó.

Locke declaró que en una guerra comercial no hay ganadores. Todos pierden, especialmente los trabajadores, los consumidores y las compañías de ambos países. “Éste es un momento difícil en la relaciones Estados Unidos-China. Debemos evitar una guerra comercial”, afirmó.

“Las relaciones chino-estadounidenses son un asunto de gran importancia para todos en nuestro país… una discusión franca sobre el deterioro de esas relaciones y sus implicaciones difícilmente podría haber sido más oportuna”, dijo Freeman.

 

EEUU Y CHINA FIRMEMENTE UNIDOS

Max Baucus, quien fue embajador de Estados Unidos en China de 2014 a 2017, dijo que su país y China son interdependientes económicamente, como siameses. Estamos unidos “por la cadera”, agregó.

La relación comercial y económica es realmente el balasto en la relación bilateral, indicó.

“Actualmente, cada día fluyen productos y servicios por 1.500 millones de dólares entre nuestros dos países. China es nuestro mayor mercado de exportación fuera de América del Norte, y las exportaciones a China crecen al doble que la tasa de exportaciones al resto del mundo, y Estados Unidos es el mayor mercado de exportación de China que supera las exportaciones a todos los países de la Unión Europea combinados”, precisó Locke ante una audiencia de más de 500 personas.

La gente de ambos países se está beneficiando de su integración económica más profunda. Más de 900.000 empleos estadounidenses dependen de la producción de productos y servicios exportados a China. Más de 2,6 millones de empleos en Estados Unidos y millones más en China dependen del comercio bilateral, agregó.

SON NECESARIOS MÁS LAZOS ENTRE PUEBLOS

Baucus subrayó que la relación podría mejorar por medio del incremento en los intercambios entre pueblos.

Si la gente de ambos países interactúa entre sí con mayor frecuencia, pueden tener una mejor relación en el largo plazo, indicó, y agregó que es muy importante que los estadounidenses salgan y vean qué está pasando en el resto del mundo.

Ambas partes tienen que entenderse mutuamente y mostrar confianza recíproca en la solución de sus diferencias, subrayó. Estados Unidos y China necesitan trabajar juntos y “abrirse, hablar sobre ello y comprometerse”, declaró Baucus.

 

FONDOS PARA PAÍSES EN DESARROLLO A LO LARGO DE FRANJA Y RUTA

La conferencia también abordó la Iniciativa de la Franja y la Ruta propuesta por China y su impacto en los países en desarrollo.

Jin dijo que el BAII fue creado para facilitar el crecimiento de los países en desarrollo, sobre todo a partir de la experiencia de China en las décadas pasadas.

El banco fue establecido en 2015 para ayudar a los países en desarrollo a lo largo de la Franja y la Ruta a construir su infraestructura y a desarrollar sus economías. En los dos primeros años desde su surgimiento, ha implementado un programa de préstamo por un valor de 4.200 millones de dólares.

Jin dijo que el desarrollo económico de Asia ofrecerá oportunidades de mercado enormes a los países desarrollados, incluido Estados Unidos.

“Si Asia se desarrolla y si el resto de Asia se desarrolla como China, eso significa que (surgirá) un enorme mercado de exportación para Estados Unidos y para los países europeos, y que se acumularán beneficios directos e indirectos para todos los países del mundo”, declaró el presidente del BAII.

 

Fuente: xinhuanet.com

Anuncios