El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha dado a conocer que ha dictado nuevas sanciones contra el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) y su secretario general, Seyed Hasan Nasralá, así como contra otros de sus miembros.

Conforme a un comunicado difundido este miércoles en su página web, el Departamento estadounidense ha informado de que el vicesecretario general de Hezbolá, el sheij Naim Qasem, también está entre los sancionados.

Se trata de una acción conjunta de Washington y de seis aliados estadounidenses del Golfo Pérsico: Arabia Saudí, Catar, Baréin, Omán, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), que forman parte del recién creado Centro de Focalización contra la Financiación del Terrorismo.

EE.UU., en su declaración, ha acusado, además, al movimiento libanés, de realizar acciones desestabilizadoras en Oriente Medio.

“La OFAC (siglas en inglés de la Oficina de Control de Activos Extranjeros), junto con sus socios del Golfo, designaron a Hasan Nasralá (…) y además a Naim Qasem, Muhamad Yazbak, Husein al-Jalil e Ibrahim al-Amin al-Sayed, en virtud de la Orden Ejecutiva 13224, que señala a terroristas y a quienes proveen apoyo a terroristas o a actos de terrorismo”, reza el comunicado.

 

Estas nuevas sanciones se producen después de la victoria de Nasralá en las elecciones parlamentarias libanesas, en las que unos 3 746 483 de libaneses habían sido convocados a sufragar en las primeras legislativas del país desde 2009.

A principios del pasado mes de febrero, EE.UU. impuso otras sanciones contra seis personas y siete empresas vinculadas al hombre de negocios libanés Adham Tabaja, patrocinador financiero de Hezbolá, ya que Washington considera a este movimiento libanés un grupo terrorista por desempeñar un rol en contra de sus intereses en Oriente Medio.

Por su parte, el secretario general de Hezbolá tacha a EE.UU. de ser “el cabecilla de los terroristas” y ha restado importancia, en varias ocasiones, a esas sanciones, asegurando que la Resistencia libanesa seguirá luchando contra los grupos terroristas pese a los fuertes embargos de Washington.