El padre de Laila al Gandor, de ocho meses, muerta por la inhalación de gas lacrimógeno en las protestas contra el traslado de la embajada de EE.UU a Jerusalém

 

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció hoy que Israel mata de una forma que “parece indiscriminada” y recordó que querer saltar o dañar una valla fronteriza (la de la Franja de Gaza) no justifica el uso de munición letal.

“Parece que cualquiera puede ser asesinado o herido; mujeres, niños, reporteros, personal de primeros auxilios, si se acercan a más de 700 metros de la valla. Dispararon a un amputado doble, ¿que amenaza es un amputado?“, afirmó el portavoz en Ginebra de la Oficina, Rupert Colville.

“Parece bastante claro que se está matando de forma indiscriminada”, precisó Colville. “El uso de la fuerza letal debe ser el último recurso, no el primero y debe responder a una amenaza a la vida. El intento de saltar o dañar una valla, o lanzar cocteles molotov no es claramente una amenaza de muerte”, subrayó el portavoz.

Colville dijo estar en “shock” porque la represión israelí de las protestas palestinas se haya saldado con “docenas de asesinados y centenares de heridos” .

Israel festejó este lunes el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén, lo que ha provocado multitudinarias protestas en Gaza, donde más de 55 personas han perdido la vida en enfrentamientos con las fuerzas del orden israelíes.

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los DDHH ha pedido a las autoridades israelíes que “cejen inmediatamente el uso de munición real”. “El derecho a la vida debe ser respetado”, agregó, y solicitó que los responsables de “horribles violaciones de los derechos humanos rindan cuentas”. Finalmente, pidió a la comunidad internacional que “se asegure que las víctimas obtienen justicia”.

Seis niños muertos

Una bebé de 8 meses murió esta noche debido a la asfixia producida por los gases lacrimógenos lanzados por el Ejército israelí en Gaza durante las protestas de ayer, a las que su madre la llevó, informaron fuentes oficiales palestinas.

Ashaf al Qedra, portavoz del Ministerio de Salud palestino, confirmó hoy de la muerte de la pequeña, Laila al Gandor. Al menos otros 5 niños murieron el lunes en las manifestaciones contra la inauguración de la Embajada de EE.UU en Jerusalén y en el marco de la Gran Marcha del Retorno, según denunció la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA). “Cincuenta y ocho personas murieron en la frontera entre Gaza e Israel, entre ellos seis niños y un trabajador de salud, según datos verificados por Naciones Unidas”, afirmó en rueda de prensa el portavoz de la OCHA, Jens Laerke.

Además, más de 2.700 palestinos fueron heridos, la mitad de ellos de bala o metralla.

A las protestas acudieron familias enteras, atendiendo al llamamiento de Hamás, padres, madres, ancianos y niños, algunos de los cuales se situaron en la vanguardia de las protestas frente a la divisoria.

Sin embargo, en el caso de Laila, su madre estaba junto a un grupo de personas a un kilómetro de distancia de la línea fronteriza, cerca de tiendas de campaña instaladas por los organizadores, pero el gas lacrimógeno se extendió hasta esa zona.

Derecho al retorno

Desde el 30 de marzo las diversas facciones palestinas han convocado manifestaciones semanales para reivindicar su derecho al retorno a las tierras de las que fueron expulsados o huyeron con la guerra y creación del Estado de Israel en 1948, que cumplió ayer setenta años.

Además, ayer salieron a protestar por el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, que supone un cambio en el consenso histórico internacional.

Las protestas de ayer en Gaza “no tienen precedente en las semanas anteriores en su grado de violencia”, dijo ayer general de brigada y portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel, Ronen Manelis, a un grupo de periodistas, entre ellos Efe.

“Hamás está disfrazando acciones terroristas, la intención de penetrar en territorio israelí, de manifestaciones pacíficas a las que lleva mujeres y niños y coloca en primera fila”, denunció el militar, que insistió en que han pedido a los habitantes de Gaza que no se acerquen a la valla a la que les empuja Hamás.

“Si a pesar de todo van niños, el daño es enteramente responsabilidad de Hamás”, señaló Manelis.

Asentamientos

Dos tercios del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas han expresado este lunes su “profunda preocupación” por el hecho de que no se implemente una resolución de 2016 que exige el fin de la construcción de asentamientos israelíes en tierras que los palestinos quieren para un estado independiente.

Una carta enviada al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, de diez de los 15 miembros del Consejo ha coincidido con la jornada más sangrienta para los palestinos desde 2014.

“El Consejo de Seguridad debe respaldar sus resoluciones y garantizar que tengan significado, de lo contrario, corremos el riesgo de socavar la credibilidad del sistema internacional”, han señalado Bolivia, China, Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial, Francia, Kazajistán, Kuwait, Países Bajos, Perú y Suecia en la carta.

La Nakba

Los palestinos conmemoran hoy la Nakba (Catástrofe, en árabe), en la que marcan el 70 aniversario del desastre que supuso para ellos la creación de Israel y el comienzo de su exilio.

El presidente palestino, Mahmud Abás, ha convocado una huelga general en Cisjordania y un día de luto en todos los territorios palestinos por los fallecidos en Gaza ayer.

Wasel Abu Yusef, miembro de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) dijo a Efe que la huelga se organiza para denunciar “la masacre contra el pueblo palestino en Gaza”.

 

Fuente: elmundo.es

Anuncios