Estados Unidos amenaza con retirarse de la Conferencia después de haber protestado ayer el lunes porque Siria asumió la presidencia rotatoria de la Conferencia de Desarme (CD) ya que Damasco es acusado por Washington del supuesto “uso de armas químicas”.

“El lunes 28 de mayo será uno de los días más oscuros en la historia de la Conferencia de Desarme, cuando Siria comenzará su presidencia de cuatro semanas”, tuiteó Robert Wood,  algo que ha rechazado el embajador sirio en Ginebra, Hussam Eddin Alaa.

Vale recordar que la presidencia del CD gira alfabéticamente cada cuatro semanas y el turno de Siria llegó el lunes, aunque la conferencia se reunirá en sesión completa a partir del martes.

Según el representante de Estados Unidos, “Damasco no tiene la credibilidad ni la autoridad moral para presidir la Conferencia de Desarme” y que “La comunidad internacional no debe callar”, escribió Wood.

Gran Bretaña también protestó contra la medida.  “El Reino Unido deplora el hecho de que Siria asuma la presidencia de la Conferencia de Desarme”, dijo el embajador británico Matthew Rowland en un comunicado, aunque señaló que todos los miembros de esta Conferencia, incluida Siria, tenían que aceptar cambiar el sistema de rotación.

Es de señalar que en 2013 el gobierno sirio eliminó sus armas químicas, a raíz de un acuerdo internacional en el que estuvo presente Rusia.

Luego, sin ninguna prueba y a raíz de un supuesto ataque con cloro y sarín en la ciudad siria de Douma el 7 de abril de este año Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia se tomaron el derecho, sin ningún consenso internacional, a lanzar sus ataques con misiles contra supuestos sitios de armas químicas en Siria.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien presentó sus propias propuestas de desarme a la Conferencia de Desarme, la semana pasada, dijo que no tenía “poder” sobre el sistema de rotación.

Apuntó que esperaba que la presidencia de Siria no tuviera un “impacto negativo” en el importante trabajo de la conferencia.

La Conferencia de Desarme es un foro multilateral de desarme que se reúne en tres sesiones al año en Ginebra. Negocia los acuerdos de control de armamentos y desarme y se centra en el cese de la carrera armamentista nuclear.

La Conferencia de desarme se reúne, desde 1979, más de 20 semanas al año. Tiene 65 Estados miembro y la mayoría de ellos cuentan con un embajador propio en Ginebra. Entre sus mayores éxitos están el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, de 1996, y la Convención sobre las Armas Químicas, de 1997.

 

Fuente: almayadeen.net