Cuando varios medios internacionales reportaban su asesinato, el periodista ruso Arkady Bábchenko apareció en una rueda de prensa junto a miembros del Servicio de Seguridad de Ucrania. Rusia tildó de “provocación” la falsa historia.

Las autoridades ucranianas anunciaron el pasado 29 de mayo la muerte del reportero de guerra ruso Arkady Bábchenko, pero, el 30 de mayo, Bábchenko apareció y en rueda de prensa desde Kiev aseguró que todo había sido una puesta en escena.

El periodista ruso, conocido por ser un duro crítico del Gobierno de Vladímir Putin, aseguró que el Kremlin tenía un plan para acabar con su vida. Por esta razón, Bábchenko se unió al Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) y durante casi dos meses trabajaron juntos en el plan para fingir su muerte.

El organismo ucraniano aseguró que tenía información de un supuesto atentado organizado por Rusia y que pretendía acabar con la vida del periodista. Al fingir la muerte del ruso, lograron detener al autor del asesinato.

Rusia: “a todas luces es una nueva provocación antirrusa”

El ministerio de Exteriores ruso reaccionó horas después de que el periodista apareciera en las pantallas de los medios en Ucrania contando la historia de su falsa muerte.

Aunque se congratularon de que “el ciudadano ruso esté vivo”, rechazaron la escenificación del crimen. “Ahora ya se empiezan a conocer los auténticos motivos de la puesta en escena, que a todas luces es una nueva provocación antirrusa”, informó el ministerio en un comunicado.

Para el intento de engañar “a toda la comunidad internacional” con motivos propagandísticos es reprochable.

“La cuestión de la vida y la muerte en Ucrania, al igual que la confianza de la comunidad internacional en su política, no es más que una moneda de cambio para instigar la histeria antirrusa del régimen de Kiev”, señalaron en la nota.

 

Bábchenko “murió” tras recibir tres tiros en su casa en Kiev

Cuando se supo que Bábchenko había sido asesinado en Ucrania, Moscú rechazó inmediatamente la responsabilidad del asesinato.

Las autoridades aseguraron que el hombre de 41 años había sido encontrado por su esposa en las afueras de su casa y murió en la ambulancia de camino al hospital.

Familiares y amigos de Bábchenko le echaron la culpa al Ejecutivo ruso: “fue un crimen terrorista internacional calculado y deliberado, cometido bajo la instrucción directa de las autoridades rusas”, dijo entonces Atder Muzhdabaev, director del canal ucraniano ATR TV.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, lamentó que se acusara a Rusia, sin ni siquiera haber iniciado la investigación oficial del asesinato, por lo que ofreció que la comisión de investigación rusa ayudara con la investigación del caso.

Pero, por ahora esa ayuda no será necesaria. Lo que sí será necesario es investigar las pruebas que el SBU tiene para confirmar la supuesta implicación de Rusia para asesinar a Bábchenko, lo que será difícil de legitimar luego de conocer la escenificación de una muerte que abrió un nuevo episodio en la crítica relación entre Ucrania y Rusia.

 

Fuente: france24.com