China advirtió este domingo que “quedará sin efecto” la negociación comercial con Estados Unidos si su presidente, Donald Trump, insiste con imponer aranceles a una serie de productos chinos.

Este aviso, difundido por la agencia estatal Xinghua, tiene lugar tras las nuevas negociaciones en Beijing con el secretario estadounidense, Wilbur Ross. Los dos países acordaron una tregua en mayo en medio de una fuerte tensión comercial entre ambos países.

La advertencia se lanzó una hora después de que las delegaciones de Estados Unidos y China -encabezada por el principal responsable económico del país, el viceprimer ministro Liu He– concluyeron una reunión sobre la promesa de Beijing de reducir su superávit comercial.

Ross había dicho al inicio de la jornada que las dos partes discutieron elementos concretos que China podría comprar a Washington para reducir el superávit, pero ninguna de las partes desveló más detalles sobre los contactos.

La Casa Blanca puso en duda las negociaciones el martes al renovar su amenaza para subir los impuestos sobre 50.000 millones de dólares en importaciones de alta tecnología de China en respuesta a las quejas estadounidenses de que Beijing roba o presiona a las empresas extranjeras para que le entreguen su tecnología. La reunión se celebró pese a que China dijo que se reservaba el derecho a tomar represalias.

“Si Estados Unidos introduce sanciones comerciales incluyendo un incremento de los aranceles, todos los logros económicos y comerciales negociados por las dos partes no entrarán en vigor”, señaló el comunicado publicado por la agencia de noticias oficial china, Xinhua.

La embajada de Estados Unidos en Beijing no respondió de inmediato a una petición de comentarios.

Donald Trump está presionando a China para que reduzca su superávit comercial, que es políticamente volátil, con Estados Unidos, que el año pasado alcanzó un record de 375.200 millones de dólares.

El pasado 19 de mayo, tras la última ronda de contactos, China se comprometió a comprar más productos estadounidenses. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo entonces que la disputa estaba “en suspenso” y que el alza de impuestos debería posponerse.

Pero la tregua pareció terminar el martes con el sorpresivo anuncio de que Washington impondría límites a la inversión china, a las compras de bienes de alta tecnología y a las visas para estudiantes.

Ross estuvo acompañado por funcionarios de Agricultura, del Tesoro y de Comercio. La delegación de Liu incluyó al gobernador del Banco Central de China y al ministro de Comercio.

“Por el momento, nuestras reuniones han sido amistosas y francas, y cubrieron algunos temas útiles sobre elementos de exportación específicos”, señaló Ross.

 

Fuente: clarin.com

Anuncios