Diez mil palestinos participan en la Marcha del Millón a Jerusalén contra Israel. El Ejército ha disparado gas lacrimógeno y proyectiles desde la Franja. Según Palestina, también han atacado a las ambulancias que atienden a heridos. Tel Aviv asegura que se defiende “de acuerdo a las normas”

Las protestas semanales de los viernes en la Franja de Gaza por la Gran Marcha del Retorno palestina se han recrudecido este viernes, coincidiendo con el final del Ramadán y la tradicional Marcha del Millón a Jerusalénen la que el mundo árabe reivindica los derechos de Palestina y condena el control israelí de la ciudad santa.

Al menos cuatro palestinos han muerto y más de 525 han resultado heridos por el gas lacrimógeno y los disparos desde la zona israelí, según el Ministerio de Sanidad palestino.

Entretanto y como cada año, miles de iraníes e iraquíes han desfilado por las calles al grito de “muerte a Israel” y “muerte a Estados Unidos”, con la quema de banderas israelíes y estadounidenses y fotografías de Donald Trump.

Disparos contra palestinos desarmados y ambulancias

Uno de los fallecidos, Zeyad al-Briem, de 24 años, ha muerto por un disparo del Ejército de Israel mientras se manifestaba en Jan Yunis, al sur del enclave. De los heridos, al menos cinco están en estado crítico, más de un centenar han resultado heridos por munición real, unos 40 han sido golpeados por latas de gas lacrimógeno, más de una veintena sufren heridas por esquirlas y más de un centenar por inhalación de gases.

Entre los heridos hay dos reporteros, Mohamed al Baba, fotógrafo de la agencia AFP, que ha recibido un disparo en la pierna derecha, y un cámara de la televisión Al Aqsa.

Además, el Ministerio de Sanidad palestino ha denunciado que los soldados israelíes están disparando “bombas de gas” contra las ambulancias que asisten a los heridos en Jan Yunis, donde también han roto una ventana de un vehículo.

Israel se defiende “de acuerdo a las normas”

Las manifestaciones de la Marcha del Millón a Jerusalén han sido secundadas por 10.000 palestinos, según los organizadores. Según Israel, los manifestantes han quemado neumáticos y han lanzado cometas incendiarias, bombas, granadas y piedras a Israel, por lo que han sido dispersados para impedir que se acercaran a la verja.

En un comunicado militar, Tel Aviv asegura que sus soldados “están operando de acuerdo a las normas”, semanas después de la masacre de más de 60 palestinos en Gaza, condenado por la comunidad internacional,que será investigado por la ONU, y apoyado únicamente por Washington, tras la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén.

Desde que se iniciaron las protestas de la Gran Marcha del Retorno en marzo, ya han resultado herido más de 3.000 palestinos y más de un centenar ha fallecido a manos de la represión israelí.

 

Fuente: palestinalibre.org

Anuncios