Entre los rescatados con vida 37 son hombres y nueve mujeres, y respecto de los desaparecidos, según la nota de la OIM, “se presume que están muertos”, advirtieron.

Los migrantes, que serían etíopes en su totalidad, “buscaban empleo en Yemen y en el Golfo Pérsico”, informó la OIM, pero “su embarcación se dio vuelta en medio de un alto oleaje mientras se acercaban a destino en las primeras horas del 6 de junio”.

“Al menos cien migrantes estaban apiñados en la embarcación de traficantes que dejó el puerto de Bosaso, en Somalía” el día anterior, intentando atravesar el “corto pero peligroso Golfo de Adén”, precisó la OIM, según replicó la agencia ANSA.

Cerca de las cinco de la mañana del miércoles, siempre según el mismo comunicado que citó testimonios de sobrevivientes, migrantes sin chalecos salvavidas “entraron en pánico” cuando “altas olas se alzaron cerca de la costa” y luego se produjo el vuelco de la embarcación.

La Media Luna Roja yemenita sepultó los cadáveres recuperados.

Más de siete mil migrantes sin documentos intentan atravesar esta ruta cada mes y el año pasado fueron contabilizados unos cien mil, refirió un directivo de la OIM.

“Son tratados de manera espantosa, sometidos a condiciones horrendas”, agregó el funcionario en relación al modo de actuar de los traficantes de seres humanos y otros criminales que “perpetran abusos físicos, sexuales, torturas y detenciones arbitrarias por largo períodos”, así como “trabajos forzados e incluso asesinatos”, concluyó.

 

Fuente: infobae.com

Anuncios