La duda que surge en La Malbaie, la zona rural de Québec donde se realiza la cumbre del G7 en Canadá y cuya última jornada se celebra este sábado (09.06.2018), es si al final será posible presentar un comunicado que satisfaga las visiones de todos los miembros del exclusivo grupo conformado por los siete países más industrializados del orbe. Esto luego de que ya surgieran divergencias sobre dos aspectos relacionados con Estados Unidos.

Uno de los que genera más roces es la propuesta lanzada por Donald Trump sobre la necesidad de reintegrar a Rusia al grupo. Excluida desde 2014 por la anexión de la península ucraniana de Crimea, su ausencia provoca tensiones. Trump dijo que Moscú “debería sentarse a la mesa de negociaciones” en la próxima cumbre, que volvería a convocar, de este modo, a ocho países y pasaría a ser nuevamente el G8.

Si bien el nuevo premier italiano, Giuseppe Conte, apoyó esta idea en Twitter, en la reunión en La Malbaie nadie respaldó a Trump, debido a la falta de avances en el proceso de paz de Ucrania. En el encuentro se argumentó que el G7 no debería cometer el error de fijar una línea roja y luego no respetarla. Esto bloquearía el retorno de Rusia al grupo, pues para que ello suceda debe darse una unanimidad que, hasta ahora, no existe.

Unanimidad sobre Corea del Norte

Donde sí hubo más acuerdo fue en la movida diplomática estadounidense de impulsar el encuentro entre Trump y el líder supremo norcoreano, Kim Jong-un. Canadá, Alemania, Francia, Italia, Japón y Reino Unido respaldaron al mandatario de Estados Unidos, que el próximo martes 12 de junio se reunirá en Singapur con Kim, en un esfuerzo por alcanzar la desnuclearización irreversible de la península coreana.

Tras reunirse bilateralmente con Trump, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo que todos los países del G7 tienen la “voluntad” de alcanzar un acuerdo que sea beneficioso para todos. Esto supone un tono más reposado que el exhibido por el mandatario galo antes de la cumbre, cuando llegó a decir que ésta podría terminar con un acuerdo firmado por todos, menos Estados Unidos.

“Al presidente estadounidense puede que no le importe estar aislado, pero a nosotros tampoco nos importa firmar un acuerdo con seis países si es necesario”, dijo Macron.

 

Fuente: dw.com

Anuncios