Alrededor de 14 “blancos importantes” del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado por Turquía como grupo terrorista, han sido destruidos en el marco de operaciones lanzadas este lunes por los militares turcos en las regiones de Qandil y Sinjar, en el norte de Irak, informa la Agencia Anadolu.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha afirmado que la ofensiva “antiterrorista” ha sido efectuada con el uso de 20 aviones de combate y de momento seguirá en curso.

“Nuestro objetivo es drenar el atolladero [terrorista] más grande”, ha declarado Erdogan en referencia a la región de Qandil.

 

Fuente: rt.com