Este miércoles 27 de junio el medio estadounidense Bloomberg publicó un importante artículo.En la nota revela detalles importantes sobre el clima actual dentro del mundo castrense. Información relevantísima, como todo lo señalado con las últimas conspiraciones en contra del régimen de Nicolás Maduro o la percepción de los militares sobre la destacada líder opositora, María Corina Machado.

Esto último es fundamental, porque podría explicar muchas de las últimas ofensivas de la dictadura de Nicolás Maduro en contra de la dirigente y coordinadora de los movimientos Vente Venezuela y Soy Venezuela.

Según Bloomberg, “una persona con amplio conocimiento de las Fuerzas Armadas, asegura que encuestas realizadas por el servicio de inteligencia descubrieron que Machado tiene un índice de aprobación especialmente alto entre los oficiales”.

Si de todos los actores de la oposición, María Corina Machado es quien goza de mayor aprobación, respeto y apoyo entre los militares; eso demuestra por qué el régimen anda empecinado en vincularla con una supuesta conspiración militar cuyo objetivo sería asesinar a Nicolás Maduro.

Es un intento, como dijo la misma Machado a Bloomberg, de silenciarla a través de la prisión o el exilio. Otros sugieren que la muerte sería una alternativa. El punto es que el régimen chavista quiere suprimirla; y ahora más al descubrir que cuenta con apoyo de una parte importante del mundo castrense.

Ahora a la fórmula debemos añadir los últimos movimientos internos en las Fuerzas Armadas. Los detalla muy bien Bloomberg: en víspera de las falsas elecciones del 20 de mayo, una importante conspiración militar tenía como objetivo derrocar al dictador, secuestrarlo y, luego, someterlo a la justicia.

Si se entiende, además, que María Corina Machado es respetada entre los militares, entonces no hay duda de que la dirigente venezolana representa una amenaza sólida y letal a la estabilidad del sistema tiránico de Maduro.

La conspiración:

Presuntamente se denominó «Operación Constitución». De acuerdo con el medio estadounidense, involucraba a “decenas de capitanes, coroneles y generales de las cuatro ramas de las Fuerzas Armadas de Venezuela”.

“El objetivo era directo y sísmico: capturar al presidente Nicolás Maduro y llevarlo a juicio. Se suponía que los conspiradores, con brazaletes azules marcados con «OC», asaltaría el Palacio Presidencial y la principal base militar e impedirían las elecciones presidenciales del 20 de mayo”.

Bloomberg asevera, además, que parte del proceso de elaboración del complot se llevó a cabo en Bogotá. Habla de funcionarios colombianos y estadounidenses parcialmente involucrados, ya que se mantuvieron al margen de la trama.

“Entonces algo salió mal. A mediados de mayo, varias docenas de militares, incluida una mujer, así como un par de civiles, fueron arrestados en secreto —algunos acusados de traición— y encarcelados por un tribunal militar”, se lee en Bloomberg, haciendo referencia a la información que se ha manejado de una reciente persecución militar.

Bloomberg pudo construir la conspiración, gracias a entrevistas a un coordinador del complot que pudo escapar, a familiares de los militares, a algunos involucrados con todo el plan y a los abogados. “Todos hablaron bajo condición de anonimato”.

De acuerdo con el medio, esta habría sido la mayor amenaza que ha tenido Maduro en sus cinco años como máximo líder del sistema chavista. Una amenaza que, de hecho, aún no merma.

Aunque el golpe fracasó y “aunque su elección en mayo fue ampliamente condenada como fraudulenta (…) el intento de golpe de Estado indica que parte de los servicios de seguridad están descontentos”.

 

Por Orlando Avendaño

Fuente: panampost.com