Al menos 120.000 personas han huido en los últimos diez días de las zonas de conflicto en la provincia de Deraa, en el sur de Siria, objeto de una ofensiva gubernamental, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Decenas de miles de los desplazados han huido hacia la frontera de Jordania, que las autoridades de Ammán han anunciado que se mantendrá cerrada para evitar el paso de refugiados.

Avances significativos en la provincia de Deraa

Las fuerzas gubernamentales y sus aliados estarían obteniendo avances significativos en la provincia oriental de Deraa, donde los medios estatales dijeron que marcharon hacia varias ciudades. Un oficial rebelde dijo que las líneas de frente de la oposición se habían derrumbado.

Desde el 19 de junio, la ofensiva apoyada por Rusia ha matado al menos a 98 civiles, incluidos 19 niños, dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El Observatorio señaló, asimismo, que un grupo de desplazados se fue hacia las zonas controladas por el Ejército de Jaled bin Walid, vinculado al grupo yihadista Estado Islámico (EI), que controla un enclave en la cuenca del río Al Yarmuk, en la frontera con los Altos del Golán, ocupados por Israel, y Jordania.

Naciones Unidas hizo ayer un llamamiento a Estados Unidos, Rusia y Jordania para que hagan todos sus esfuerzos y logren un alto el fuego en Deraa.

 

Fuente: dw.com