El último acuerdo propuesto por Jared Kushner para Palestina privaría al pueblo palestino de toda su dignidad, escribe The Independent.

Robert Fisk, un periodista y escritor británico, publicó un artículo sobre The Independent sobre el “acuerdo del siglo” propuesto por el yerno de Donald Trump para resolver el conflicto israelo-palestino.

Después de tres guerras árabe-israelíes, cientos de miles de muertes palestinas y millones de refugiados, ¿Kushner realmente cree que los palestinos estarán contentos con dinero?

¿No hay fin a la humillación para los palestinos? Después de Oslo, después de la “solución de dos estados”, después de los años de la ocupación israelí – con la distinción de una “Zona A” y una “Zona C” para definir el tipo de ocupación que los palestinos debían soportar, después de una extensa colonización y de tierras robadas a sus dueños árabes, después de las masivas masacres en Gaza y de la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén (Al Quds), como capital de Israel, la administración norteamericana pide a los palestinos que se conformen con dinero y un pueblo miserable como capital? No existe ninguna vergüenza al plantear siquiera tal solicitud.

El acuerdo busca ser el “acuerdo definitivo”: “definitivo” como “final”, “terminal”, “concluyente”, “tómalo o déjalo” etc. Establece la capital en un pueblo lastimoso, sin poner fin a la colonización, sin seguridad, sin ejército, sin fronteras independientes, sin unidad, todo a cambio de una gran suma de dinero.

“Creo que los palestinos no saben hasta qué punto este acuerdo les brindará nuevas oportunidades, empleos mejor remunerados y nuevas oportunidades para una vida mejor”, dijo Kushner, el yerno de Trump y su “asesor” para temas de Medio Oriente, promotor inmobiliario e inversor estadounidense, ¿Acaso está delirando?

¿Acaso no se da cuenta de que los palestinos que protestaron, sufrieron, murieron y perdieron sus tierras durante 70 años no se manifestaron en sus calles para reclamar mejores carreteras, zonas francas o un aeropuerto? ¿Piensa que la gente de Gaza tomó las calles y caminó hacia la valla fronteriza mortal porque estaban demandando nuevas clínicas prenatales? ¿Cómo puede humillar a todo un pueblo árabe al sugerir que su libertad, soberanía, independencia, dignidad, justicia y nacionalidad son simplemente “puntos de discusión política”? ¿No hay fin para esta locura?

Todo este sinsentido depende de la generosidad de Arabia Saudí cuyo príncipe heredero parece estar en disputa con su padre, que no quiere abandonar la iniciativa saudí original para un estado palestino con Jerusalén (Al Quds) como capital, y de la debilidad del rey Abdulá II de Jordania, cuyas dificultades financieras impuestas por el FMI han provocado disturbios sin precedentes y la caída de su gobierno, y el apoyo del mariscal / presidente egipcio, que supuestamente acepta la imposición de leyes y beneficios financieros en la frontera entre Egipto y Gaza”.

Al final de este artículo, Robert Fisk resume el “acuerdo del siglo” en esta frase: “No hay Jerusalén Este, no hay fin a la colonización, no hay reconocimiento del derecho de retorno, no hay un estado soberano. Y no hay futuro. Solo dinero”.

 

Fuente: almanar.com.lb