Mientras se ultiman los detalles de la cumbre que Trump mantendrá con su par ruso Vladimir Putin, la previa de otra cumbre internacional, en este caso la de Trump con sus “socios europeos” en el marco de la OTAN, donde se deberá discutir su papel a nivel mundial y la seguridad de Europa, genera cada vez más tensión.  Durante el encuentro del G7 en Canadá, país del que el presidente estadounidense se retiró con un portazo, Donald Trump sostuvo que esa alianza militar creada para frenar décadas atrás el avance de la poderosa Unión Soviética, era tan mala como el tratado de libre comercio entre su país, México y Canadá.

El encuentro entre los socios europeos, Canadá y los EE.UU no adelanta ser muy positiva, desde antes de llegar al poder Trump dejo en claro que su país no seguiría pagando por la seguridad de Europa. Ante este panorama semana atrás la canciller alemana advirtió que Europa no podía confiar más en Estados Unidos lo que abrió la puerta de un nuevo esquema de seguridad mundial.

La visita a Europa de Donald se da además en un contexto cada vez más crispado entre sus por ahora socios y Moscú. No solo por el envenenamiento de ex espías rusos en suelo británico,  por la anexión de Crimea, la ocupación de parte de Ucrania por fuerzas “pro rusas” y el constante movimiento de tropas en el corazón de Europa. Los movimientos de tropas en los distintos países de la OTAN, refuerzos que todos saben no lograran nada ante la eventualidad de un conflicto mayor, más aún luego de la retirada estadounidense en cámara lenta de esta alianza.

Desde el Kremlin en silencio Putin sigue con atención las diferentes crisis europeas a nivel migratorio, militar y ahora también comercial. Angela Merkel advirtió a Trump del riesgo de una “guerra” comercial si EE.UU. aplica sus amenazas  de aranceles sobre las importaciones de automóviles extranjeros. Esta advertencia se da luego de que la Casa Blanca impusiera aranceles del 25 por ciento al acero y de 10 por ciento al aluminio.

El 11 y 12 de julio se dará la cumbre de la OTAN, 4 días más tarde Trump tendrá otra cumbre seguramente más distendía, el lugar Finlandia, quien le extenderá la mano será Vladimir Putin. En Europa ven a Trump como un caballo de Troya de Rusia sin duda algo que sólo podía pensarse para un capítulo de una serie de ficción.

 

Por Andrés Repetto

Fuente: arnoticias.tv

Anuncios