El rescate de los chicos atrapados junto a su entrenador de fútbol en una cueva de Tailandia es muy peligroso. Deben bucear por más de cuatro kilómetros por estrechos pasadizos, superar desniveles y hacer largas caminatas entre corrientes de agua y rocas. De hecho, el viernes pasado murió uno de los buzos que trató de ayudarlos.

El plan de rescate actual incluye a 18 experimentados buzos que acompañarán de a dos a cada uno de los niños. Sin embargo, el empresario multimillonario Elon Musk propusouna alternativa. Emprendedor espacial y fabricante de autos eléctricos, Musk anunció en Twitter su intención de participar en las tareas de rescate y sugirió insertar en la cueva de un tubo de nylon, que permitiría a los niños y los rescatistas desplazarse en el agua sin necesidad de bucear.

El plan incluye llenarlo de aire, “como un castillo inflable”, para crear un túnel submarino. “Tal vez valga la pena intentarlo: insertar un tubo de nylon de un metro de diámetro a través de la red de cuevas e inflarlo con aire”, propuso. “Eso debería crear un túnel de aire bajo el agua contra el techo de la cueva que se adapte a formas extrañas como las que hay en el agujero de 70 cm”, explicó.

Un ingeniero tailandés que trabaja para el magnate estadounidense colabora con los equipos de rescate. Está abocado a las tareas de monitoreo de la parte exterior de la cueva de Tham Luang, con la esperanza de encontrar un hueco en la roca dónde excavar para llegar al lugar donde están los chicos y su entrenador. Al ingeniero tailandés se unirán tres colegas extranjeros que trabajan para Tesla, Space X y Boring Company, tres de las principales compañías de Musk.

El jefe de la operación de rescate dijo que esta tecnología también puede ser útil para localizar el lugar exacto donde están atrapados, que se cree que es de 800 a 1.000 metros por debajo de la selva que cubre la montaña.

 

Fuente: tn.com.ar

Anuncios