El presidente estadounidense Donald Trump vuela en la noche del martes a Bruselas para la cumbre de la OTAN de este miércoles y jueves, y los europeos ya se preparan para un encuentro que podría acabar en una bronca. Trump dejó su rastro en Twitter: “Estados Unidos gasta mucho más que cualquier otro país para protegerlos (a los europeos). Eso no es justo para el contribuyente estadounidense”.

Washington quiere que los gobiernos europeos miembros de la OTAN gasten más en Defensa, al menos el 2% de su PBI, una tasa que a finales de este año, según los datos de la propia Alianza Atlántica, sólo alcanzarán ocho países. Pero además Trump quiere que ese gasto extra se haga comprando material militar estadounidense y los europeos parecen decantarse por hacerlo a través de fondos de la Unión Europea que podrían dejar fuera de concurso a las empresas estadounidenses.

Al tuit de Trump respondió el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk para recordarle que los europeos ya gastan conjuntamente en Defensa más que Rusia o China y que la solidaridad es “más importante que el dinero”. Tusk escribió: “aprecie a sus aliados, porque al fin y al cabo no tiene tantos. El dinero es importante, pero la verdadera solidaridad es más importante”.

Tusk siguió: “actualmente los europeos gastan en Defensa varias veces más que Rusia y tanto como China. Y creo que usted no debería tener ninguna duda, señor presidente, en que eso es una inversión en la defensa y la seguridad común estadounidense y europea. Algo que no podemos decir con confianza del gasto ruso o chino”.

Tusk también le recordó a Trump que los europeos fueron los primeros en ofrecer ayuda a Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y que “los soldados europeos combatieron junto a los soldados estadounidenses en Afganistán. 870 valientes europeos, hombres y mujeres, sacrificaron sus vidas”.

Otros asunto

La bronca puede estallar por los gastos militares pero también por otros asuntos, como la guerra comercial ya abierta entre Europa y Estados Unidos o el abandono estadounidense del Acuerdo de París contra el cambio climático y del acuerdo nuclear iraní, que los europeos intentan salvar pese a que Washington amenaza con sancionar a cualquier empresa europea que mantenga negocios en Irán.

Tusk advirtió el pasado 28 de junio a los dirigentes europeos, según cuenta el diario británico ‘The Times’, que Donald Trump está embarcado en una “seria y consistente misión” contra la OTAN, la Unión Europea y la Organización Mundial del Comercio. También les dijo que el inquilino de la Casa Blanca “tiene un método y es serio en su misión contra un orden internacional basado en reglas. Va contra lo que nosotros defendemos”.

Los europeos temen que Trump chantajee a Europa con la seguridad para que esta ceda en sus pretensiones comerciales. La reunión en la OTAN está dedicada oficialmente a celebrar la unidad y la modernización de la Alianza Atlántica.

La Alemania de Angela Merkel parece el principal objetivo europeo de Trump. Merkel defiende todo lo que Trump ataca:abrió la puerta a más de un millón de refugiados en un solo año, no quiere aumentar sus gastos militares y defiende la dura respuesta europea contra los nuevos aranceles estadounidenses. Para Trump, la UE no es más que un instrumento al servicio de Alemania y un proyecto político que se creó para “aprovecharse de Estados Unidos”.

La visita de Trump generó además un problema de logística diplomática al gobierno belga. A la misma ahora que debe aterrizar el ‘Air Force One’ en el aeropuerto de Bruselas, la selección nacional belga estará jugando las semifinales del Mundial de Fútbol contra la francesa. Ni el rey Felipe ni el primer ministro Charles Michel ni el canciller Didier Reynders acudirán al aeródromo a recibir a Trump. Los tres estarán en Rusia animando a su equipo.

Agenda

La cumbre de la OTAN no será el único evento de este nuevo viaje a Europa. El viernes 13 estará en Londres, donde verá la reina Isabel. Y el 16 de julio  se reunirá cara a cara con Vladimir Putin, en Helsinki.

 

Fuente: clarin.com