La economía sudafricana tuvo problemas la mayor parte del 2018, cuando el rand, la moneda local, alcanzó su mínimo en seis meses durante junio. Como muchos otros países cuya moneda fiduciaria se debilita, o muestra inestabilidad, las criptomonedas aparecen como una alternativa apetecible, sobretodo bitcoin. Los números no mienten y las búsquedas de Google aún menos: el país está número uno entre los que se interesan por “bitcoin”.

Recientemente, Sudáfrica obtuvo su primer cajero automático que permite intercambiar varias divisas cripto. Los servicios de intercambio de bitcoin en el país están experimentando niveles récord de transacciones, según el portal bitcoins: empresas como Luno y Paxful permiten a los locales comprar y vender bitcoin y etherium con rand. Para los sudafricanos que prefieren diversificar su cartera de comercio de criptomonedas, empresas como Coindirect les permiten comprar y vender litecoin, bitcoin cash y ripple. Según los informes en los medios locales, la compañía de gestión de activos Sygnia está lista para lanzar una plataforma de comercio de criptomonedas en el país.

Los principales bancos del país dijeron en mayo de 2018 que las leyes del país prescribían que era la única institución con poder para emitir y administrar moneda en el país. Como resultado, el banco declaró que Bitcoin y otras criptomonedas no estaban reconocidas por la ley. Según los informes, el banco central está considerando la creación de regulaciones para el mercado de criptomonedas.

La ley más importante relacionada con la criptomoneda en el país llegó en abril cuando el Servicio de Rentas de Sudáfrica anunció un nuevo marco para los impuestos de criptomonedas.

 

Fuente: infobae.com