En un reciente informe del Centro de Análisis de Política Europea (CEPA), el excomandante de las fuerzas estadounidenses en Europa, Ben Hodges, afirma que el corredor de Suwalki será el lugar por donde Rusia ‘atacará’ a la OTAN.

Se trata de una estrecha franja de tierra que conecta Polonia con Lituania, que a su vez sirve de ruta de acceso a Letonia y Estonia. El lado oeste del corredor de Suwalki linda con Kaliningrado, un enclave ruso en el centro de Europa y Bielorrusia.

En su informe Hodges afirma que, bloqueando esta franja, Vladímir Putin podría aislar a tres Estados miembros de la Alianza Atlántica sin disparar un tiro. En consecuencia, podría interferir con el libre movimiento de las fuerzas de la OTAN y prevenir que lleguen los refuerzos desde Polonia.

La mayor preocupación del general estadounidense es la importancia del territorio en cuestión y la impredictibilidad de Rusia. En particular, el oficial recién retirado expresó sus dudas de que Rusia vaya a conquistar Europa.

De acuerdo con Hodges, el principal objetivo del Kremlin sería causar inestabilidad en la OTAN para hacer que esta parezca impotente e irrelevante para la seguridad de sus miembros. Una manera de hacerlo sería mostrar que la OTAN es demasiado lenta a la hora de contrarrestar un ataque similar y no puede proteger a sus aliados.

También el general habló de las maniobras militares rusas Zapad 2017 que, en su opinión, fueron un ensayo frente a la invasión del corredor de Suwalki, porque demostraron “lo rápido que Rusia puede desplegar y trasladar a sus tropas”.

Esta no es la primera vez que la franja de Suwalki sirve de pretexto para hacer saltar las alarmas relativas a la ‘amenaza rusa’ en la OTAN. De acuerdo con el editor jefe de la revista Asernal Otechestva, Víktor Murajovski, lo mismo ocurrió después de las maniobras Zapad 2013.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios