El presidente chino Xi Jinping pronunció hoy por la mañana un discurso en la ceremonia inaugural de la octava reunión ministerial del Foro de Cooperación China-Estados Arabes en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing.

Xi anunció que China y los países árabes acordaron establecer una “asociación estratégica de cooperación integral y desarrollo común chino-árabe orientada hacia el futuro”.

Tras describir a los países árabes como socios naturales de China en la cooperación de la Franja y la Ruta, Xi dijo que la cooperación ha dado energía a todas las dimensiones de las relaciones chino-árabes y ha impulsado la cooperación omnidireccional chino-árabe hacia una nueva fase.

China está lista para trabajar con la parte árabe para coordinar las estrategias de desarrollo y las acciones, dijo Xi.

“Debemos esforzarnos por defender la paz y la estabilidad en Medio Oriente, salvaguardar la imparcialidad y la justicia, promover el desarrollo común y aprender el uno del otro como lo hacen los amigos”, dijo Xi.

Xi dijo que China y los Estados árabes tienen que fortalecer la confianza estratégica, permanecer comprometidos con el diálogo y la consulta, defender el principio de la soberanía, defender la reconciliación inclusiva y combatir el terrorismo.

En lo que respecta a ayudarse el uno al otro a lograr los sueños de revitalización, China y los Estados árabes deben mantenerse concentrados en la conectividad, la cooperación en energía tiene que ser impulsada tanto por el petróleo como el gas y la energía baja en carbono, y la cooperación financiera se debe llevar a cabo simultáneamente con la colaboración en la nueva y alta tecnología, enfatizó Xi.

Xi anunció que China creará un consorcio bancario China-Estados árabes.

Xi también propuso a las dos partes lograr resultados de ganar-ganar y observó que China está comprometida con la profundización de las reformas en todos los aspectos, con continuar con su política fundamental de apertura y con seguir buscando el desarrollo con sus puertas bien abiertas.

“China espera la participación de los países árabes en la primera Expo Internacional de Importación de China que se realizará en noviembre en Shanghai”, dijo.

Con la necesidad de promover la inclusividad y el aprendizaje mutuo, Xi anunció una serie de políticas para fortalecer el entendimiento mutuo entre los pueblos chino y árabes y el lanzamiento oficial de un centro de prensa chino-árabe.

Como importantes actores de la escena política internacional, China y los Estados árabes deben realizar esfuerzos conjuntos para encontrar un nuevo camino hacia la revitalización plena del Medio Oriente, dijo Xi.

Xi destacó la importancia de respetar las diferentes circunstancias nacionales de los países de la región y sus decisiones independientes y de defender los principios de tratarse como iguales y de buscar terreno común a la vez que se dejan de lado las diferencias.

“Juntos debemos buscar la seguridad común, integral, cooperativa y sostenible”, dijo Xi.

También expresó la esperanza de que todas las partes pertinentes puedan apegarse al consenso internacional y manejar los temas relacionados con Palestina de manera imparcial.

“Es imperativo construir sobre la solución de dos Estados y la Iniciativa de Paz Arabe y sacar tan pronto como sea posible a las conversaciones de paz palestino-israelíes de este punto muerto”, dijo Xi.

Xi también exhortó a las dos partes a trabajar incansablemente hacia el objetivo de la revitalización de dos grandes naciones y a construir una comunidad chino-árabe con intereses convergentes y un futuro compartido.

Después del discurso de Xi, el emir de Kuwait, el jeque Sabah Al Ahmad Al Jaber Al Sabah; el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudí, Adel bin Ahmed Al Jubeir; y el secretario general de la Liga Arabe, Ahmed Aboul Gheit, pronunciaron discursos.

Tras elogiar la tradicional amistad y el potencial de cooperación, señalaron que los Estados árabes participarán colectivamente en la Franja y la Ruta y coincidieron con la idea de Xi de “construir una comunidad con un futuro compartido para China y los Estados árabes, así como para la humanidad”.

Luego de describir a China como un socio confiable, los participantes elogiaron la adhesión de China a los propósitos y principios de la Carta de la ONU y su importante papel en asuntos internacionales.

Puesto que Medio Oriente enfrenta severos retos en paz y estabilidad, la parte árabe espera fortalecer la comunicación y la coordinación con China para promover conjuntamente la paz y la estabilidad, así como el desarrollo y la prosperidad de la región.

La octava reunión ministerial del Foro de Cooperación China-Estados Arabes reunió a más de 300 personas de China y de los países miembros de la Liga Arabe.

 

Fuente: xinhuanet.com