Científicos del centro médico Southwestern de la Universidad de Texas (Estados Unidos) han descubierto el momento exacto en que comienza el mal de Alzhéimer: cuando una proteína sana se vuelve en tóxica antes de formar coágulos mortales en el cerebro.

Un estudio que publicaron el pasado 10 de julio en la revista eLife, arroja nueva luz sobre las transformaciones que sufren las moléculas tau antes de agruparse para formar trombos, un descubrimiento catalogado como “el Big Bang del alzhéimer”.

Hasta el momento, se consideraba que esas proteínas solo podían causar daño a partir de que se agruparan con otras similares. Sin embargo, estos especialistas han refutado esa creencia tras extraer y aislar ejemplares procedentes de un cerebro humano.

Los investigadores determinaron que estas partículas dañinas crean los trombos que destruyen neuronas cuando exponen una parte que normalmente tienen plegada hacia adentro y se adhieren a otras proteínas tau.

Esta información permitirá crear nuevas estrategias para lograr la detección temprana basadas en tratamientos que estabilicen esas moléculas antes de que el paciente sufra las devastadoras consecuencias de la enfermedad.

Así, la intención es desarrollar una prueba clínica capaz de detectar un nivel peligroso de proteínas tau en la sangre o el fluido espinal, además de crear un compuesto que bloquee su neurodegeneración según comiencen a acumularse.

 

Fuente: rt.com