Las acciones sin precedentes del líder estadounidense, Donald Trump, hacen que los países europeos y asiáticos se encarguen de reestablecer el sistema global que el propio EEUU estableció tras la Segunda Guerra Mundial y que pretende arruinar ahora, según observa el analista Serguéi Manukov.

A este respecto, el columnista del medio Expert calificó como el mayor hito de la colaboración el encuentro entre las autoridades chinas y los altos funcionarios de la UE.

Durante aquel encuentro se discutieron las medidas para proteger el libre comercio.

“Obviamente, la UE y China no son aliados. Fue Washington el que les obligó a sentarse a la mesa de negociaciones. Tras el encuentro, las partes aprobaron una declaración, destinada a conservar el sistema global existente”, comentó el experto.

China está interesada en que la UE sea su socio y se oponga a Estados Unidos. Paradójicamente, los miembros de la Unión Europea, en general, están de acuerdo con las acusaciones que presenta Trump contra Pekín. Por lo tanto, Bruselas trataba de evitar la alianza con el país asiático, pero Washington no le dejó otro remedio.

El columnista recordó que anteriormente la Unión Europea y China habían llevado alrededor de dos años negociando sin llegar a aprobar declaraciones conjuntas.

China no es el único posible socio en Asia para la UE. El 17 de julio la Unión Europea y Japón firmaron un histórico acuerdo comercial, que representa la tercera parte del PIB global, con el fin de eludir las medidas proteccionistas de Trump.

Este resultó ser un negocio importante para Tokio, ya que el líder de EEUU amenaza con gravar con aranceles elevados no solamente a los automóviles de producción alemana, sino también a los japoneses.

Europa, a su vez, puede acceder al mercado agrícola de Japón, que está cerrado para los granjeros estadounidenses tras la retirada del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

La Comisión Europea acaba de imponer una multa récord de alrededor de 5.000 millones de dólares a Google —una de las principales compañías tecnológicas estadounidenses— en el marco del caso antimonopolio sobre el uso de Android.

A este respecto, el columnista de Expert concluyó que la UE opta por proteger el sistema global existente no solo con palabras, sino también con hechos.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios