La entidad investiga 144 casos de abusos, en su mayoría sexuales y cometidos por párrocos. Se han identificado 266 víctimas, de las que 178 eran menores en el momento del delito. La iglesia afirmó que colaborará con las investigaciones.

En un intento sin precedentes de tomar el control sobre el escándalo de abuso sexual en Chile vinculado a la Iglesia Católica, la Fiscalía de ese país reunió información sobre 144 casos de abusos en todo el territorio nacional.

Un total de 158 personas relacionadas con la iglesia católica chilena están bajo investigación por abusos, en su mayoría sexuales, de menores y adultos por casos que se remontan hasta 1960, según informó la Fiscalía el 23 de julio.

Hasta el momento se han identificado 266 víctimas, de las cuales 178 eran menores cuando se produjeron los hechos y 31 eran adultos. Del resto no se dio información al respecto.

Según la entidad, 74 de las personas investigadas, fueron clasificadas como obispos, sacerdotes o diáconos diocesanos que no pertenecen a ninguna congregación, mientras que otros 65 sí pertenecerían a ellas.

“La gran mayoría de los hechos denunciados se relacionan con agresiones sexuales cometidas por sacerdotes parroquiales o personas vinculadas a establecimientos educativos”, apuntó Luis Torres, jefe de las divisiones de DD. HH. y delitos de género de la Fiscalía Nacional de Chile.

Otros cinco casos se investigan “encubrimiento u obstrucción a la investigación contra superiores de congregaciones u obispos a cargo de una determinada diócesis”, agregó Torres.

“Todas las regiones (de Chile) reportaron al menos un caso”

En cuanto al estado de las investigaciones, 36 casos continúan abiertos, 108 han sido cerrados, 23 personas han recibido condenas y dos han sido exoneradas.

El Ministerio Público señaló que “todas las regiones (de Chile) reportaron al menos un caso, concentrándose la mayor cantidad en las regiones con mayor población (Metropolitana, Biobío y Valparaíso)”.

La información publicada proviene de reportes de denuncias de las fiscalías regionales, organizaciones sin ánimo de lucro y de distintas diócesis del país.

La vergüenza de la Iglesia ante las cifras

Horas más tarde de que la Fiscalía revelara los datos, la Conferencia Episcopal de Chile dio una rueda de prensa en la que envió un mensaje de solidaridad a las víctimas.

“Estamos enfrentando una expresión en los números de una realidad que avergüenza,” dijo el portavoz de la entidad, Jaime Coiro. “Cada una de estas personas ha debido vivir un proceso que es sumamente doloroso, muchos de ellos han tenido que relatar una y otra vez en distintas instancias ante distintas personas lo que les ocurrió. La tentación seria quedarnos en la cifra de los imputados, pero lo que la Iglesia nos pide hoy es poner nuestra primera mirada en las víctimas. Esa cifra nos estremece y es la que más nos preocupa”.

El pasado 18 de mayo los 34 miembros de la Conferencia Episcopal de Chile presentaron su renuncia ante el Papa Francisco. El pontífice solamente aceptó la de cinco de ellos, incluida la del obispo Juan Barros, quien ha sido acusado de haber encubierto abusos sexuales a menores.

 

Fuente: france24.com

Anuncios