El juez federal Claudio Bonadio solicitó el jueves al Senado de la Nación autorización para realizar tres allanamientos simultáneos en los domicilios particulares de la expresidenta Cristina Kirchner para avanzar en su investigación sobre los denominados “cuadernos de las coimas”.

Se trata de la propiedad que la ahora senadora utiliza como residencia personal en el barrio porteño de la Recoleta, de su casa de Río Gallegos y de su lugar de “descanso” en El Calafate.

No es la única medida que Bonadio ha ordenado sobre Cristina. El miércoles la citó a indagatoria para el lunes 13 de agosto. Tras la declaración, si es que no se ampara en sus fueros para no ir, el juez solicitaría el desafuero de la expresidenta en el Senado.

“Los cuadernos de las coimas” comenzó en noviembre del año pasado, cuando H.H., expareja de Oscar Centeno, lo delató ante el magistrado por ser el chofer de Roberto Baratta, exmano derecha de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación Federal. El hombre escribió por diez años todos los viajes de su jefe para llevar y traer bolsos con dinero. En total: U$S 160 millones.

Centeno, el martes, fue el primero que cayó. Dos días más tardes le allanaron su casa en busca de los cuadernos. Mientras tanto, otras trece personas, entre ellas, Baratta, exfuncionarios y empresarios de peso, como Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería, y Javier Sánchez Caballero, de IECSA, también fueron detenidos.

Ahora quedan cuatro prófugos: Francisco Valenti, directivo de IMPSA; Fabian García Ramón, exdirector de Promoción de Energías Renovables; Juan Carlos Goy, de Isolux; y Oscar Thomas, exdirector ejecutivo de Yacyretá durante el kirchnerismo.

 

Fuente: tn.com.ar

Anuncios