El escándalo que desataron las anotaciones de Oscar Centeno, chofer de Roberto Baratta, donde detalla el presunto recorrido para recaudar las coimas de la obra pública y llevarlas hasta la Quinta de Olivos, generó que el juez Claudio Bonadio pidiera la indagatoria de la expresidenta Cristina Kirchner.

El magistrado acusa a la actual senadora por asociación ilícita. Según cree, el modus operandi de recolección de sobornos se llevó adelante entre mediados de 2008 y noviembre de 2015. Para Bonadio, la finalidad fue “organizar un sistema de recaudación de fondos para recibir dinero ilegal con el objetivo de enriquecerse ilegalmente y de utilizar parte de esa plata para cometer otros delitos”.

Eso no es todo. La investigación apunta que, beneficiándose de su posición privilegiada en el poder Ejecutivo, “la asociación fue comandada por Cristina y Néstor Kirchner, quienes detentaron el cargo de presidente de la Nación”.

 

De acuerdo con el juez, la nueva ruta del dinero K dentro de la Capital Federal tenía cuatro lugares de recepción fijos: Uruguay 1306, Juncal 1411, en la Quinta de Olivos y en la Casa de Gobierno. “La plata era entregada alternativamente a los titulares del Poder Ejecutivo o a sus secretarios privados”, considera el juez en su acusación.

En ese sentido, también involucra a Julio De Vido y a Baratta, quienes, según destaca, “se encargaban de realizar los cobros indebidos”.

Circuitos de dinero

Para Bonadio, los ocho cuadernos que escribió Oscar Centeno, el chofer de Baratta, son “verdaderas bitácoras del delito” y, según sostiene, fueron escritos “entre 2005 y 2015”.

Para el magistrado, había dos circuitos de recepción de fondos. Uno estaba conformado por “quienes tenían contacto directo con los aportantes”. En ese grupo apunta a Walter Faygas, expresidente de Enarsa; Roberto Baratta; Nelson Lazarte, exsecretario de Baratta; Enrique Llorens, exsecretario de Coordinación del ministerio de Planificación; Fabián García Ramón, exdirector de Promoción de Energías Renovables y Eficiencia Energética; Hernán Gómez, exasesor del Ministerio de Planificación; y Germán Ariel Nivello.

Mientras tanto, en el segundo pelotón están, de acuerdo con el magistrado, quienes a su vez “recolectaban fondos ilegales para entregarles a quienes, en definitiva, organizaron y comandaron ese sistema”. Allí señala a Néstor Otero, José María Olazagasti, Abal Medina y Daniel Muñoz.

Así, en el marco de lo que describe como una “asociación ilícita”, sostiene que “quienes se beneficiaron de este sistema recaudatorio, que no es el único, según el conocimiento que en otras causas tramitan en este tribunal, fueron Néstor y Cristina Kirchner y Julio De Vido”.

 

A raíz de esto, el magistrado llamó a declarar a Cristina el próximo 13 de agosto, en la ronda de 18 indagatorias que dispuso el magistrado. De todas formas, la expresidenta se podría amparar en sus fueros como senadora y no asistir. En ese sentido, el juez analiza pedir su desafuero y, también, ya avanzó en una solicitud al Senado para que lo habiliten a allanar los domicilios de la exmandataria.

 

Por Sergio Farella

Fuente: tn.com.ar

Anuncios