Doce antiguos altos cargos políticos y empresarios argentinos fueron detenidos después de que el periódico La Nación accediera a una caja con ocho cuadernos y otros materiales que pertenecía al exchofer de uno de los involucrados, Roberto Baratta.

En los cuadernos, pertenecientes al exchofer Óscar Centeno, se detallan sumas de dinero en efectivo que transportaba en su vehículo, así como direcciones, fechas y nombres de funcionarios y empresarios. Según la Fiscalía argentina, cerca de 160 millones de dólares fueron transportados en bolsos entre octubre de 2005 y noviembre de 2015. Según anotó Centeno, había más de 30 domicilios donde se recogieron los bolsos, mientras que otras direcciones se utilizaban como ‘refugios’ o ‘búnkeres’.

De acuerdo con los investigadores, el exsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, iba cada semana a la residencia oficial del presidente, la Quinta de Olivos, para obtener toda la información necesaria.

“Del Ministerio lo llevé al licenciado Baratta y a Nelson Lazarte a la Quinta de Olivos. (…) Se reunió con el doctor Néstor Kirchner para darle instrucciones. Luego, a las 21:55, salimos de la Quinta y el licenciado Baratta nos comentó a Nelson y a mí que el doctor Kirchner le dijo: ‘¡¡¡Qué pobres estuvimos esta semana, eh!!!’. Y Baratta dice que le contestó que era porque mucha gente se había ido afuera por el fin de semana largo que se venía. Era por la recaudación, que fue la mitad de siempre. Luego lo dejé en el camino a Nelson y al licenciado en su departamento y me fui a casa”, detalla una de las entradas.

“Del Ministerio lo llevé al licenciado Baratta y al ingeniero Ezequiel García a Azucena Villaflor y Aimé Painé, en el lugar nos esperaba una persona que nos pregunta si veníamos por Goycoechea y el licenciado le dice que sí. Esta persona nos dice que bajemos al segundo subsuelo, que nos esperaban, y se sube a mi auto. Y bajamos al segundo subsuelo. Estaba otra persona al lado de un [Volskwagen] Passat gris claro. Nos dicen que pongamos el auto nuestro a la par del otro. En el lugar dice García que bajaba él a recibir el bolso con el dinero porque había cámaras”, prosigue el texto de uno de los cuadernos.

“Luego se vuelve a subir con el bolso, que tenía 1,3 millones de dólares, salimos, pero antes nos previenen que a la derecha había un control de Prefectura y Baratta dice que no hay problemas porque ponemos el cartel oficial de circulación. El licenciado Baratta me dice que vayamos al encuentro de Hernán Gómez, que estaba con otro bolso de recaudación antigua, pero cuando llegamos a la altura de Retiro le digo al licenciado que nos están siguiendo en una Toyota Hilux 634 y me dice que la pierda, que la deje atrás y acelero y me tiro a la derecha y me escapo y el licenciado Baratta llama a Fabián González, jefe de custodia del ministro De Vido, y le pasa los datos de la camioneta hasta que lleguemos a la casa del ministro y ahí, si esta camioneta nos seguía, ellos la detendrían”.

“Y fue cuando me dice que vayamos a su departamento y le dijo también a Hernán Gómez que nos espere en Coronel Díaz 2355.  El licenciado estaba preocupado por la camioneta y lo llamó al ministro De Vido y le comenta lo sucedido y el ministro dice que tengamos los ojos bien abiertos y que salgamos de la zona. Así fue que los llevé al licenciado Baratta y a García al departamento y ya estaba Hernán esperando en su camioneta y bajaron los bolsos (el que llevábamos nosotros y el que tenía Hernán Gómez en su Meriva DOM IIC 258). Subieron al departamento a dejar los bolsos y nos dicen que nos vayamos a dar más vueltas. Hasta que a las 16.15 me llamó el licenciado y me dice que lo espere en la esquina de siempre (French y Coronel Díaz). Voy al encuentro, se subieron a mi auto nuevamente, el licenciado y García y los traje al Ministerio”, revela el exchofer en otra anotación.

Por su parte, el abogado de Baratta, Juan Pablo Alonso, declaró a los medios que es necesario analizar la veracidad de las pruebas antes de tomar medidas.

“Tenemos que ver si estos cuadernos son efectivamente de esa persona y qué información contienen. Efectivamente, esa información sería la que motivó estas detenciones. Tenemos que verificar todo eso y una vez que lo hagamos, veremos cómo actuaremos”, indicó.

Además del propio Centeno y Baratta, entre los arrestados también figuran el vicepresidente de Electroingeniería, Gerrardo Ferreira, y el excoordinador técnico de la Jefatura de Gabinete, Hugo Martín Larraburu. En cuanto a la expresidenta Cristina Kirchner, fue llamada a indagatoria para el 13 de agosto.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios