Las fuerzas afganas, con apoyo aéreo de Estados Unidos, expulsaron a los talibanes de la ciudad oriental de Ghazni después de la fuerte ofensiva lanzada por los insurgentes y que obligó una acción extendida que ahora se encuentra en el extrarradio de la ciudad.

“Los talibanes han sido expulsados de la ciudad y sólo continúan los combates en las áreas de Khwaja Sanaee y de la prisión, que están bastante lejos de la ciudad”, afirmó el portavoz del Ministerio de Defensa, Mohammad Radmanish. Además explicó que aunque las tiendas continúan cerradas, pronto regresará la normalidad a Ghazni, capital de la provincia homónima.

Según datos del Ministerio de Defensa, en la ofensiva fallecieron al menos 150 talibanes y diez miembros de las fuerzas de seguridad. Mientras que los talibanes aseguraron tener el control del centro penitenciario. “La prisión de Ghazni ha sido liberada hace unos instantes, todos los prisioneros fueron puestos en libertad y llevados a una zona segura”, aseguró el principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, en su cuenta oficial de Twitter.

Esta ofensiva de los talibanes ha sido la peor contra una capital provincial desde la que el pasado mayo logró ocupar durante un corto período de tiempo la ciudad occidental de Farah.

 

Fuente: dw.com

Anuncios