Las autoridades turcas condenaron el ataque este lunes a la embajada de Estados Unidos en Ankara, el cual consideraron como un intento de provocación para crear el caos entre ambos países.

Según reportó Prensa Latina, la sede diplomática fue atacada a balazos sobre las cinco de la mañana hora local, desde un automóvil, sin que se reportaran víctimas ni importantes daños materiales.

El portavoz presidencial, Ibrahim Kalin, señaló en un tuit que se trata “claramente de un intento de crear caos. Turquía es un país seguro y todas las misiones extranjeras están bajo la protección de la ley”.

Por su parte, el vocero oficial del Partido de la Justicia y el Desarrollo, Omer Celik, se refirió al atentado como una clara provocación. “Las embajadas están bajo la protección de nuestro estado”, agregó el funcionario.

El Ministerio de Asuntos Exteriores también emitió una declaración de condena y notificó sobre el aumento de las medidas de seguridad para la embajada estadounidense en Ankara y otras misiones diplomáticas de la nación norteamericana en todo el país.

Turquía y Estados Unidos atraviesan por una crisis en sus relaciones luego de la detención por las autoridades del país euroasiático del pastor norteamericano Andrew Brunson, acusado allí de terrorismo y espionaje por su presunta participación en el intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016.

La administración de Donald Trump impuso recientemente sanciones a dos ministros turcos y duplicó los aranceles al acero y aluminio importados desde ese territorio.

A ello siguió la respuesta del presidente Recep Tayyip Erdogan, quien advirtió que su gobierno boicotearía productos electrónicos de Estados Unidos, incluso, ya duplicaron los gravámenes sobre algunas importaciones norteamericanas como vehículos, alcohol y tabaco.

El Gobierno turco ha expresado en varias ocasiones su interés por resolver la actual disputa diplomática, pero insiste en que Washington debe dejar de intentar influir en el sistema judicial turco.

 

Fuente: almayadeen.net

 

Anuncios