El Gobierno mexicano ha beneficiado a empresas privadas que lucran con el agua, como Coca-Cola, mientras 9 millones de mexicanos carecen de acceso al vital líquido, según un informe del Consejo de Asuntos Hemisféricos (COHA), con sede en Washington.

La organización señaló que aún cuando Naciones Unidas determinó como un derecho básico el acceso al agua potable y saneamiento, la manera en que la empresa Femsa (que comercializa los productos de Coca-Cola en México) ha sido beneficiada por el Gobierno mexicano en detrimento de poblaciones como San Cristobal de las Casas, en Chiapas, es una clara muestra del “turbio” panorama que existe en el país en torno a las políticas del agua.

Una crítica que se produce luego de que el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha sido objeto de señalamientos por su apoyo a la refresquera al mismo tiempo en que ocurría una presunta operación de espionaje gubernamental contra activistas a favor de subir los impuestos a las bebidas azucaradas.

“Debido a que el suministro local de agua es esencialmente inexistente, las personas de San Cristóbal de las Casas se han vuelto dependientes únicamente de los productos de Coca-Cola para su hidratación. El consumo de soda azucarada de cola en lugar de agua ha provocado graves complicaciones para la salud, como la diabetes, entre la población en general”, señala el estudio del Consejo de Asuntos Hemisféricos.

“Este tema preocupante es indicativo de una tendencia más amplia de la culpabilidad del gobierno en la explotación corporativa de los recursos naturales y la inacción frente a las necesidades de los ciudadanos”, añade el documento firmado por la investigadora Lydia Blum.

El caso de San Felipe Ecatepec

Para el COHA, una organización no gubernamental de izquierda focalizada en promover las relaciones de EE.UU. con Canadá y América Latina, “la compañía ha cultivado un sistema histórico de dependencia que impregna todos los aspectos de la vida de los lugareños, incluida la religión“. Esto, en referencia a la manera en que la Coca Cola ha sido utilizada en diversos ritos religiosos desde la década de 1960 entre la etnia tzotzil.

Un caso emblemático de esta situación ocurre en la iglesia de San Juan Chamula, en Chiapas, donde los indígenas ofrendan y bendicen su comida, que generalmente incluye refrescos.

“La comunidad indígena de San Felipe Ecatepec tuvo que caminar dos horas para obtener agua potable limpia, mientras que la planta embotelladora propiedad de FEMSA en las cercanías usó un promedio de 1,08 millones de galones de agua por día”, señala el informe.

La organización también refirió un informe en que Naciones Unidas detalla las condiciones inadecuadas de la comunidad y llamó al gobierno mexicano a mejorar las disposiciones de agua y saneamiento para la gente de San Felipe Ecatepec y todo México.

En este sentido, 9 millones de mexicanos en todo el país no tienen acceso a agua potable, y al menos 10,2 millones adicionales no tienen infraestructura de saneamiento básico en sus hogares.

Cuestionan a WWF y su aval para levantar veda del agua

El informe de COHA también cuestiona los decretos a través de los cuales, el presidente Peña Nieto levantó la veda sobre los acuíferos del país para abrir las puertas a la privatización del agua, con apoyo de organizaciones ambientalistas como la World Wild Fund (WWF), la cual ha recibido dinero de Coca Cola para diversos proyectos.

“Si bien en la superficie, el apoyo de tales individuos parece prometedor para la conservación y la mejora de la provisión de agua pública, después de una inspección más cercana, la motivación del grupo puede no ser tan pura. WWF ha sido un socio cercano de Coca-Cola desde 2007 y la refresquera ha contribuido con fondos significativos para los proyectos de WWF”, señala el informe.

“La participación de Coca-Cola en la organización arroja sospechas sobre los motivos del WWF, considerando que la eliminación de las barreras de extracción podría beneficiar potencialmente las operaciones de Coca Cola en México”, agrega el estudio.

El informe añade que la eliminación de las barreras de acceso al agua subterránea en México parece ser útil, pero dado que los decretos no brindan soluciones claras, se ve poco probable que dichas medidas logren mejorar las condiciones de acceso al vital líquido.

“A la luz de los decretos de Peña Nieto y la fuerte presencia de potencias corporativas como Coca-Cola, el futuro de los derechos de agua en México es turbio en el mejor de los casos”, concluye el informe.

 

Por Manuel Hernández Borbolla

Fuente: rt.com

Anuncios