El papa Francisco ha vuelto este domingo (26.8.2018) a pedir perdón por todo tipo de abuso de poder por parte de miembros de la Iglesia católica y todas sus instituciones. “Pedimos perdón por el tiempo que pasó sin que se mostrara compasión hacia los supervivientes de abusos sexuales”, dijo el Papa durante una misa oficiada ante unas 500.000 personas en Dublín. “Pedimos perdón por las personas responsables en el seno de la jerarquía eclesial que no presentaron cargos contra este tipo de abuso”, dijo el sumo pontífice.

Poco antes de comenzar la misa, el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, había reconocido que “hay personas que han sido heridas en la profundidad de su ser por clérigos” y “cuya fe ha sido puesta a prueba”. “Hoy nos reunimos alrededor de (…) la cruz con la esperanza de que haya una primavera para la Iglesia irlandesa”, dijo Martin. “Nuestras miradas buscan un sol primaveral que no quiera encubrir la crudeza de días oscuros”, señaló el arzobispo irlandés

Decepción entre las víctimas

Pero el reconocimiento y la petición de perdón de Francisco este fin de semana no han dejado contentas a las víctimas. La irlandesa Marie Collins, una prominente víctima de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica, no puede evitar sentirse decepcionada: “Estoy decepcionada por la negativa a introducir más estructuras para la rendición de cuentas”, dice Collins. Ella,  junto con otras siete víctimas de abusos sexuales se reunió ayer sábado en Dublín durante una hora y media con el jefe de la Iglesia católica.

Collins relata que el pontífice asintió con la cabeza cuando ella le presentó su demanda de que se tomen medidas de seguridad uniformes a nivel mundial para niños, pero Francisco no se comprometió a ello ni dejó claro si quiere introducir tales estándares para impedir nuevos casos de abuso. No obstante, Marie Collins califica como señal positiva el hecho de que Francisco haya reconocido claramente el sistemático encubrimiento. “Todavía hay personas en la Iglesia, tanto clérigos como laicos, que niegan que un obispo fuera capaz de dar protección al autor de un delito”. Según Collins, el hecho de que el Papa haya reconocido ese sistemático encubrimiento podría poner fin ahora a esas negaciones.

Ni una palabra sobre las acusaciones contra él

Ya en el avión en el que volvía a El Vaticano, Francisco ofreció una rueda de prensa en la que fue preguntado sobre las acusaciones contra él mismo por encubrimiento lanzadas por el arzobispo Carlo Maria Vigano. “Leí el comunicado esta mañana. Para decirlo abiertamente: deberían
leer el comunicado cuidadosamente y sacar sus propias conclusiones”, explicó el Papa que, sin embargo, rehusó comentar el tema: “No diré una palabra sobre esto: creo que el comunicado habla por si mismo y ustedes tienen la capacidad periodística necesaria para sacar conclusiones”.

 

Fuente: dw.com

Anuncios